martes 05 de julio de 2016

Advierten que los antibióticos que le dan al salmón chileno podrían generar "superbacterias"

Es el que se come en la Argentina. Es porque la industria chilena utiliza altas cantidades de medicamento para controlar agentes patógenos en las salmoneras.

Otra vez el salmón vuelve la polémica en torno al salmón y su forma de producción en Chile. El año pasado, el salmón quedó en medio de la polémica luego de que uno de los chefs jurado de MasterChef, Christophe Krywonis, declarara públicamente que en sus restaurantes él no servía ese pescado por considerarlo "un veneno" y "más tóxico que una hamburguesa".

Esta vez, el cuestionamiento viene por el lado de los antibióticos que se les dan a los peces en las salmoneras chilenas. Si bien permiten controlar la expansión de agentes patógenos pero su uso intensivo podría generar el nacimiento de 'superbacterias' capaces de desatar infecciones incurables. Es el cara y cruz del uso de antibióticos en la próspera industria salmonera chilena.

Hacinados en aguas del sur del país, donde fueron introducidos artificialmente hace décadas, los salmones chilenos logran sobrevivir con el uso de antibióticos contra la bacteria 'Piscirickettsia salmonis', dando vida a la segunda producción a nivel global, sólo detrás de Noruega.

"Utilizamos en Chile 500 veces más antibióticos que en Noruega. Y esto es básicamente porque en Noruega han sabido controlar sus enfermedades", dijo a la AFP Liesbeth van der Meer, directora interina de la organización ecologista Oceana-Chile.

Hace un mes, a petición de Oceana, la justicia chilena ordenó hacer públicos la cantidad y el tipo de antibióticos utilizados por la salmonicultura en el último año, en el primer paso para transparentar un hermético manejo de la industria.

"Hay centros, hay empresas que no están controlando las enfermedades (...) y es porque hay un aumento de las densidades que no es controlado", advirtió.

En la última década, 2010 fue el año con menor uso de medicación con 143,2 toneladas de antimicrobianos para tratar a una cosecha anual de 466.857 toneladas (0,031%).

Mientras que en 2015 se utilizaron 557,2 toneladas de medicación en una producción de 846.163 toneladas (0,066%), según el informe difundido por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.Una cantidad que sería la necesaria para poder controlar las patologías, según se defiende la industria.
Fuente:

Más Leídas