Acción Productiva Acción Productiva
martes 31 de mayo de 2016

"Vamos a seguir apoyando a las Pymes en este momento de dificultad"

El gerente Regional del Banco Credicoo, Juan Carlos Rivera, asegura que todavía no hay mora en el sistema, pero sí una fuerte caída en la toma de créditos como consecuencia de las altas tasas de interés.

Juan Carlos Rivera, tiene 59 años y casi 42 en el mundo financiero. Es además, el gerente Regional del Banco Credicoop, una institución sin fines de lucro que, en base al principio solidario de ayuda mutua, tiene como misión prestar servicios financieros a todos sus asociados. En otras palabras, es el banco preferido de las Pymes, muchas de las cuales hoy están en dificultades como consecuencia del cambio de modelo económico en el país, fuertemente orientado al comercio exterior. Por eso Acción Productiva dialogó con Rivera, para conocer de cerca la opinión de una de las personas más experimentadas del mercado financiero. "Sabemos el momento de complejidad que viven las Pymes. Nosotros estamos junto a ellas y las estamos ayudando a transitar este camino de dificultades en la Argentina de hoy. Vamos a seguir apoyándolas, a ellas y a las empresas de la economía social", aseguró Rivera.

-¿Cómo está viendo la situación económica del país?
-La economía está en un camino de alta complejidad. Ello es producto por una serie de medidas adoptadas por el actual Gobierno. La primera de ellas fue la devaluación, donde la población ha perdido poder adquisitivo, más allá de las paritarias que no compensan la devaluación que se produjo. Este Gobierno apunta al mercado externo, a las exportaciones, descuidando totalmente el mercado interno. Por lo tanto el consumo está cayendo y va a seguir cayendo. Por eso aquellas empresas que viven del mercado interno ya están en problemas. Ha bajado el consumo de carne, ha caído la producción de cemento, los autopartistas, que en la mayoría de los casos son Pymes, han visto disminuida su actividad y el petróleo atraviesa por una crisis importante. Todo esto va a retraer fuertemente el consumo.

-¿Y en la actualidad bancaria como afecta esta crisis?

-Veníamos de años en los cuales los indicadores de mora fueron los más bajos de la historia. Llevo casi 42 años en la actividad financiera y te puedo asegurar que la de los últimos años fue la más baja, no llegó al 2%.

-¿Y ahora?

-Si bien todavía no hay morosidad, si se ve una caída en la toma de créditos como consecuencia de las altas tasas de interés que se están aplicando. No hay ningún negocio que resista las tasas actuales que son provocadas por el actual Gobierno. Este Gobierno, de corte neoliberal, monetarista, a toda consta quiere bajar la inflación vía recesión. La inflación la quieren bajar vía recesión y altas tasas de interés. Ellos creen que este camino es la gran solución. Nadie puede decir que la inflación es sana, pero tampoco bajando la inflación por esta vía se resuelven los problemas. Si no, fijémonos lo que ocurrió en los 90 donde teníamos baja inflación y deflación, algunos meses, y, sin embargo, las Pymes se caían y se destruía el empleo. Ese modelo terminó en el 2001 con un altísimo desempleo y con un estallido social. Ahora lo que pretende este Gobierno es bajar la inflación vía achicamiento del mercado interno.

-¿Qué escenario visualizas para este año?

-Yo creo que el mercado se va a seguir achicando y el empleo va a seguir cayendo. Y las inversiones no llegan más allá de que este Gobierno aceptó las condiciones que le ponen los inversores para venir al país.

-¿Cuáles son estas condiciones?

-Esas tres condiciones son: bajos salarios en dólares, lo que ya se hizo con la devaluación; flexibilización laboral y libre disponibilidad de remesa de utilidades. En el primer trimestre de este año ya se fueron 3.600 millones de dólares en concepto de remesa de utilidades. Esa cifra es más del doble de lo que se giró en el primer trimestre de 2015.

-¿Estas políticas ya fracasaron en el pasado?

-Sí. Porque estas políticas bajan la inflación, achican el gasto, pero a costa de que se paralice la actividad económica. El resultado ya la vimos en la Argentina y ahora la estamos viendo en algunos países de Europa.




Fuente:

Más Leídas