Acción Productiva Acción Productiva
viernes 20 de mayo de 2016

"Nos hace falta que la parte privada se mueva para generar empleo"

Jorge Sanchís considera que en la construcción las primeras señales de movimiento se verán recién en la segunda mitad del año. En el caso de la obra pública la recuperación llegará mucho antes.

Como a la mayoría de los empresarios, a Jorge Sanchís, por encima de otras virtudes, lo define el optimismo. Es que, más allá de las dificultades coyunturales, visualiza una luz al final del túnel. "En la segunda quincena de este mes ya vamos a empezar a ver los primeros movimientos en la obra pública", aseguró.

¿Qué es lo que más preocupar al sector en este momento?

–La recesión. Estamos tratando de retomar la ejecución de obras. El Gobierno ya arreglo gran parte de una deuda grande con el sector. Salvo algunas deudas chicas, todo lo demás se acordó en bonos. Ya está todo arreglado, la voluntad política del Gobierno está, sólo queda pendiente el papelerío que conlleva este tipo de negociaciones, que lleva su tiempo. En este arreglo, cada empresa tuvo la oportunidad de solucionar su situación según le conviniera.

¿Cuándo se refiere a retomar el ritmo de obras se refiere a la obra pública?

–Sí. Ya en el Instituto Provincial de la Vivienda se está dando un movimiento grande de pagos de certificados. De a poco, la cosa se va encaminado. Yo creo que en la segunda quincena de este mes se van a empezar a ver los primeros movimientos en la obra pública.

¿Y el sector privado?

-Está muy quieto. Sólo hay un gran movimiento en todo lo que es loteos, pero nada más. Lo que es construcción propiamente dicha e inversión, se está haciendo muy poco. Creo que en el sector privado el movimiento se va a empezar a ver recién en el segundo semestre del año. Nos está haciendo falta que la parte privada de la construcción se mueva para generar empleo.

Y dentro del sector privado, ¿qué segmento puede ser el que se reactive primero?

–Yo creo que la parte privada se va a empezar a movilizar con los préstamos hipotecarios, con las operatorias como el PROCREAR, u otras similares. El problema es que todavía muchas de estas iniciativas no se han terminado de reglamentar. Pero cuidado: si todos estos planes que hay en danza se destinan a préstamos individuales, el efecto que va a tener sobre el empleo será prácticamente neutro.

¿Por qué?

–Por qué la experiencia indica que cuándo el préstamo se le otorga directamente al interesado en construir tiene un impacto neutro en el empleo. Esto es así porque, en la mayoría de los casos, esa vivienda se construye con personal del mercado informal porque es más barato para quien construye. En resumen: si estas operatorias se destinan a prestamos individuales habrá una reactivación de la economía porque los materiales se tienen que comprar en el mercado formal, no hay otra manera. Y también habrá trabajo, pero será trabajo con un índice de informalidad muy alto.

¿Y si los préstamos son para las constructoras?

–Si son para las empresas, para que puedan construir emprendimientos para luego salir a venderlos a los particulares, ahí la cosa cambia radicalmente. Hablo de operatorias como el PROCREAR que se está haciendo en la Sexta Sección, en Suipacha y Tiburcio Benegas, por ejemplo.

Esta obra implica la construcción de más de 1.000 viviendas. La verdad es que el PROCREAR en Mendoza ha funcionado bastante bien, se hicieron complejos urbanísticos muy buenos.

Fuente:

Más Leídas