Acción Productiva Acción Productiva
lunes 31 de julio de 2017

"Mas que una barbería, Buenos Muchachos es un club para caballeros"

El fundador de esta barbería, Ariel Guiñazú, explica cómo nació este exitoso negocio. "Noté que no había en Mendoza un espacio pensando especialmente para los hombres", dice.

Por Adrián Giunta

Ariel Guiñazú bien podría ser presentado en esta entrevista como el propietario de Buenos Muchachos, una pujante barbería de Godoy Cruz. Aunque cierta, sería una definición incompleta. Es que este "artista" –así prefiere definirse él mismo– amante del buen gusto y la refinación, en realidad, es el creador del concepto que inspiró el nacimiento de este exitoso negocio. Basta con darse una vuelta por San Martín Sur 108 para comprobar que, más que una barbería, Buenos Muchachos, es un club para caballeros. Guiñazú lo explica así: "En Buenos Muchachos, en el mismo espacio, distintivo por su estilo y elegancia, nuestros clientes pueden cortarse el pelo o la barba, jugar al pool, leer revistas, tomar un trago, un whisky Jack Daniels o escuchar rock".

–¿Cómo surgió la idea de inaugurar Buenos Muchachos?

–Yo comencé con una peluquería unisex pero con el tiempo me encontré con que las mujeres terminaron haciéndose dueñas de la peluquería. En todas, o casi todas las peluquerías, pasa, más o menos, lo mismo. Noté que no había en Mendoza un espacio pensando y ambientado especialmente para los hombres. Lo primero que hice antes de empezar con este proyecto es preguntarme qué me gustaría a mí que me suceda cuando voy a una peluquería. La respuesta a esa pregunta fue la apertura de la barbería Buenos Muchachos.

–Has logrado crear un concepto único...

–Sí. Esta barbería tiene mucho de arte. Soy un tipo que ha sido bailarín y artista, entre muchas otras cosas. Y la peluquería y el estilismo tienen mucho de arte también porque cortar el pelo es algo que se hace con las manos. Cada corte y cada peluquero son diferentes. Nuestros clientes no vienen a Buenos Muchachos a cortarse el pelo y la barba, solamente, vienen a pasar una buena experiencia. La gente viene a nuestra barbería a cortarse el pelo, pero también a disfrutar de un buen momento, a escuchar buena música o tomarse un trago o una cerveza con amigos. Te lo digo así: acá la gente viene a pasar un buen momento con los amigos y después recién se corta el pelo.

–Ponés mucho énfasis en el concepto de la espera....

–Así es. Es que en Buenos Muchachos los clientes realmente disfrutan de la espera, de la experiencia de venir y pertenecer. En ningún lado disfrutas antes de que te presten el servicio que vas a buscar: bueno en Buenos Muchachos lo hemos logrado que eso suceda. El corte de pelo o de barba sólo es un servicio más de la experiencia de venir a nuestra barbería. Muchos de nuestros clientes ya vienen con la mentalidad de que hay que esperar para ser atendidos sabiendo que la espera es larga, pero no tediosa.

–Además, han logrado definir un estilo....

–Sí. No es casualidad que el logo de la barbería sea una calavera: es el símbolo de que somos todos iguales, pero a la vez distintos. La calavera representa la unión de todo. Buenos Muchachos creó un estilo y nuestros clientes se sienten partícipes e identificados con ese estilo. Tenemos muchos valores agregados a los de las barberías tradicionales.

–¿A qué segmento pertenecen tus clientes?

–El espectro de nuestros clientes cada vez se amplía más. El segmento de hombres que tienen entre 20 y 50 años fue el primero que preponderó en Buenos Muchachos. Luego, con el paso del tiempo, esa misma gente trajo a sus hijos, a sus padres o a sus abuelos. Lo bueno es que cada una de esas generaciones se sienten cómodas en este espacio.

–¿Qué diferencias existen, si las hay, con el estilo de barba que se usaba en los 70 y este que predomina ahora?

–En los años 70 se usaba una barba más descuidada, desprolija, diría, que la que vemos ahora. Tener barba, en esos años, era sinónimo de transgresión. Ahora la persona que tiene barba es una persona refinada, que cuida su imagen. Hoy las personas que usan barba tienen algo que los distingue: se diferencian del resto por su corte de pelo y manera de vestir. Todo en estas personas, además de la barba, refiere al estilo y la elegancia.

–Ese estilo queda evidenciado desde el momento mismo en que se ingresa a Buenos Muchachos....

–Si es verdad. Si bien la barbería tiene un estilo vintage, el mismo no deja de ser moderno. ¿Vos te acordás que para las fotos nuestros abuelos lucían siempre impecables, se vestían con el mejor traje y el mejor sombrero? Acá es igual: todos nuestros barberos lucen impecables, siempre. Tenemos muy claro que nosotros vendemos estética, prolijidad y tenemos que ser coherentes con este concepto.

–¿Cuál es tu mayor orgullo?

–Que en apenas un año y medio de vida, Buenos Muchachos logró imponer una identidad, un estilo distintivo. Hay clientes que nos cuentan que, estando en un boliche, hay gente que se le acercó para preguntarle si se cortaban la barba en nuestra barbería. Esa es una señal de que Buenos Muchachos tiene un estilo distintivo. Hemos logrado imponer un estilo y eso es algo que nos llena a todos de orgullo porque acá yo no estoy solo, somos un gran equipo.

Fuente:

Más Leídas