A Fondo - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
domingo 11 de septiembre de 2016

Vaquié, el superministro que va de héroe a villano

El infiernillo del Este. Acusado de atacar a Giménez, el ministro apunta a otras cosas: energías renovables y la inversión de Simplot

Cosas de la política. Uno puede pasar de héroe a villano en menos de lo que canta un gallo. Y, a veces, sin tanta culpa.

Es lo que le cayó encima en estos días a Enrique Vaquié, considerado el "superministro" del Gobierno mendocino como responsable de las áreas de Economía, Infraestructura y Energía. Nada más y nada menos.

Pese a la magnitud de su tarea, el peronismo local considera que el ministro cuenta con suficiente tiempo ocioso como para dedicarse a conspiraciones de poca monta.

Las maniobras de Vaquié, según ellos, se concentraron en San Martín. Para amargarle la vida al intendente Jorge Omar Giménez.

El infiernillo del Este

En el populoso departamento conducido por Giménez en su tercer periodo consecutivo apareció un concejal radical, Sergio Dubé, que acusa a la gestión del jefe comunal de tener "transparencia cero".
Realizó una serie de denuncias que se sintetizaron en una frase explosiva: "No queremos terminar como Santa Rosa, porque de Salgado a Giménez hay un solo paso".

A partir de ahí, ardió Troya.

Dubé es considerado un hombre de Vaquié, "su dueño político", como lo califica Giménez.

En paralelo, primeras espadas del peronismo se alinearon para castigar con saña al influyente ministro.
Uno de los más afilados, el legislador Jorge Tanús, le descerrajó en Twitter: "Vaquié: cero en producción, cero en obra pública, mal con YPF y petróleo, oscuridad para las concesiones de energía. ¿Ahora conspirador de intendentes?".

Un mazazo, viniendo de quien vino.

Tanús es un político moderado y racional, que se permitió, incluso, el viernes, respaldar el plan hipotecario Casa Ahorro, de Julio Cobos. Lo dijo en estos términos: "Muy bien el proyecto de Cobos. Similar a lo de Chile. Hay que ahorrar en metros cuadrados. Lo apoyo".

Otro moderado, un rey de la templanza, el maipucino Adolfo Bermejo, hoy cacique honorario del PJ vernáculo, aportó lo suyo por la misma vía: "El ataque político a un intendente como Jorge Giménez perjudica a los vecinos de San Martín. La gobernabilidad está en juego".

¿Era para tanto?

El volumen y la agresividad de la respuesta peronista en bloque sorprende. Pero tiene una explicación.
Hoy las intendencias son el principal refugio del partido seriamente castigado en las urnas. Es un ámbito de supervivencia y una esperanza, cierta, de resurrección para el PJ.

Por otra parte, han sido las intendencias mendocinas, lo mismo que los gobernadores a nivel país, quienes se han mostrado más comprensivos y colaborativos, en términos de gobernabilidad, con la gestión provincial de Alfredo Cornejo y con la presidencia de Macri. Lo atestiguan distintas votaciones legislativas.
Se sienten ofendidos. Con razón.

Vaquié, el supervillano tecno

Ahora bien, el elegido para fustigar fue Vaquié, no Cornejo, que maneja el partido con puño de hierro.
Raro.

El propio Vaquié está desconcertado por la magnitud de la réplica.

De hecho, cuando estalló la polémica a través de los medios y de las redes sociales se encontraba lejos y casi incomunicado, en Vaca Muerta, en una reunión de YPF.

Allí dedicaba su encendido asombro a otros asuntos como la cantidad de tecnología que reúne el emprendimiento sureño. "¡Es impresionante!", señala.

Hay una tendencia clara. Como los hidrocarburos y la energía en general se seguirán abaratando por el desarrollo de las fuentes renovables, la tecnología será clave para que emprendimientos como Vaca Muerta justifiquen su explotación.

En cuanto al "affaire Dubé", una vez que saltó a la palestra, no ha querido hablar. Considera, únicamente, que querer echar a un concejal sólo porque opina mal de una gestión es un exceso. No es democrático.

Una agenda de primer nivel

Vaquié se focaliza en otro lado. El lunes se abrió en la Capital la licitación del Programa Renovar Ronda 1 de energías renovables.

De lo que propuso la Provincia, las microturbinas quedaron mejor posicionadas, en energía solar quedó una puerta abierta y en energía eólica debe enfrentarse una grave falencia competitiva: la maquinaria mendocina de Pescarmona debe pagar 400.000 dólares en impuestos, mientras que su competencia china ingresa con arancel cero.

Un despropósito.

Mientras tanto, acaba de darse a conocer una inversión espectacular: el desembarco en Mendoza de la empresa norteamericana Simplot en alianza con Fabio Calcaterra, "el primo no conocido de Macri", como lo llaman, pues el más famoso es su hermano Angelo.

Con un desembolso de 110 millones de dólares instalarán frigoríficos y una planta de papas congeladas, para surtir a McDonald's, entre otros, en San Carlos y en Luján. La producción, en el terreno, se hará en asocio con productores locales.

Demandará 250 empleos directos y 300 indirectos. Y si funciona, se desarrollarán tres etapas más.
"Cuando las plantas entren en producción, harán subir 5% las exportaciones de Mendoza", se ilusiona Vaquié.

Está visto. Es cortísimo el paso que lleva de héroe a villano. Y viceversa.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas