A Fondo A Fondo
jueves 14 de abril de 2016

Una grieta que no se borra nunca

Ya pasaron cuatro meses desde que Mauricio Macri asumió como presidente y la famosa grieta sigue más vigente que nunca ya que, al parecer, ninguno de los dos sectores en pugna quiere negociar un centímetro de su territorio y mantienen su discurso a rajatabla. Sin embargo, ayer la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló ante miles de argentinos y dio un discurso contundente y componedor, donde hizo hincapié en el respeto hacia la opinión del otro, al margen de que la acusen siempre de incentivar la confrontación. Es más, llamó a una jornada de reflexión para desconectarse de los medios de comunicación y hablar con familiares y amigos sobre cómo están en relación a diciembre pasado. Sin la necesidad de discutir. Sólo escuchando.

En su discurso Cristina también se refirió a la persecución ideológica que existe en muchos trabajos por comulgar con el kirchnerismo, especialmente en el Estado, donde el macrismo no le ha renovado el contrato a cientos de trabajadores no afines al PRO. Ni hablar de los empleados que pertenecían a algún área específica creada por la gestión K, como el programa Conectar Igualdad, ya que directamente han sido desmantelados, dejando a todos sus miembros a la deriva o directamente en la calle.

Una situación similar han padecido cientos de periodistas de medios oficialistas en su momento que ahora fueron despojados de la publicidad oficial, lo que ha obligado a reducir sus programaciones, a ofrecer retiros voluntarios o a concretar despedidos porque no tienen cómo pagar los sueldos. No estoy diciendo que debe seguir manteniéndose la misma política que el gobierno anterior pero tampoco se puede seguir manejando a la prensa como si se tratara de una empresa más de un grupo económico.

Obvio que lo que está pasando no es ninguna novedad y ha sucedido con cada nueva administración que cambia de signo político. Pero eso no quiere decir que se produzcan muchas injusticias en el camino.

Sí estoy de acuerdo en que el Estado debe ser eficiente y cuidar sus recursos al máximo sobre todo en un contexto económico desfavorable. Me refiero a la limpieza de "ñoquis" que dicen haber implementado para sanear la planta de empleados públicos. De comprobarse fehacientemente esta situación, no creo que ningún ciudadano se oponga a esta medida.

Lo mismo pienso con respecto a la puesta en marcha de los concursos para incorporar personal al Estado o para los ascensos. Nadie se puede negar a este tipo de políticas si lo que se busca es el beneficio para el ciudadano de a pie.

Pero volviendo a la famosa grieta, debo mencionar la agresión que sufrió la periodista de Canal 13 y radio Mitre Mercedes Ninci, quien fue agredida por varios militantes de La Cámpora cuando cubría la llegada de Cristina a los tribunales de Comodoro Py, donde había sido citada a declarar por el juez Claudio Bonadio en la causa del dólar a futuro.

Tampoco los insultos que una mujer le propinó hace unos días a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, durante una inauguración, o el empujón que le dio una señora al Presidente enojada con su gestión. Cristina fue muy clara cuando ayer dijo: "Soy respetuosa de las instituciones y de lo que dicen las urnas".

Fuente:

Más Leídas