A Fondo A Fondo
sábado 10 de septiembre de 2016

Una bacteria se convierte en fertilizante natural

La aplicación eficiente de fertilizantes en la agricultura es fundamental debido a que tiene un efecto significativo en los rindes de cultivos como trigo, maíz y arroz.

Con la participación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), un equipo de investigadores modificó el genoma de una bacteria para que capte nitrógeno del aire y lo transforme en amonio, es decir que se convierte en fertilizante natural.

Este desarrollo permitirá reducir los costos de producción agrícola y mitigar el impacto ambiental, sostuvo un reporte de INTA Informa.

La aplicación eficiente de fertilizantes en la agricultura es fundamental debido a que tiene un efecto significativo en los rindes de cultivos como trigo, maíz y arroz.

Por esto, un equipo de investigadores de la Argentina, España y el Reino Unido lograron modificar el genoma de la bacteria Pseudomona protegens para que capte nitrógeno del aire y lo transforme en amonio.

De esta forma, se obtiene un fertilizante natural que reduce los costos de producción.

Nicolás Ayub, investigador del Conicet que trabaja en el Instituto de Genética del INTA, se refirió a la importancia de la obtención debido a que "este desarrollo es una excelente alternativa a la fertilización nitrogenada de los cultivos y puede tener un impacto muy grande en la producción de alimentos del planeta".

En general, las pérdidas de nitrógeno aplicado con los fertilizantes son elevadas, lo que disminuye sensiblemente su uso por la planta y, en consecuencia, los rendimientos del cultivo.

Así, en la búsqueda de una alternativa a la fertilización nitrogenada, el equipo liderado por Ayub se orientó a la modificación genética de Pseudomona protegens, bacteria que protege a las plantas de la acción de patógenos.

"Pudimos introducir cerca de 50 genes que codifican para proteínas lo que le permite a la bacteria captar nitrógeno del aire y transformarlo en amonio para que la planta pueda usarlo", explicó.

Señaló que "Pseudomona protegens no fija nitrógeno", por lo que fue "necesario introducir esa cantidad porque la nitrogenasa no es una enzima sino que es un complejo enorme que necesita como mínimo entre 20 y 25 proteínas para poder funcionar".

El trigo, el maíz y el arroz se encuentran entre los cultivos más relevantes por el volumen de negocio y la cantidad de toneladas producidas, entre otros factores.

"La fertilización con nitrógeno es el costo principal y representa uno de los factores limitantes para plantear el cultivo de una hectárea de cereales", precisó.

De acuerdo con el especialista del INTA, "para fertilizar una hectárea de cereal, como por ejemplo trigo, se requieren unos 150 dólares; mientras que el uso de nuestra tecnología tiene un costo de más o menos un dólar".

Fuente: Noticias Argentinas

Dejanos tu comentario

Más Leídas