A Fondo A Fondo
lunes 27 de junio de 2016

Una apuesta a las costas del río Paraná

Santa Fe basa su propuesta para el turismo invernal en destinos claves vinculados a la pesca, a las actividades culturales e históricas, a la oferta rural y a las tradicionales fiestas de la estación.

Santa Fe basa su propuesta para el turismo invernal en destinos claves vinculados a la pesca, a las actividades culturales e históricas, a la oferta rural y a las tradicionales fiestas de la estación.

La temporada, que esta provincia comenzará el 1 de julio, fue presentada por su secretario de Turismo, Martín Bulos, en la Casa de la Provincia de Santa Fe en Buenos Aires.

Las actividades culturales e históricas tienen su mayor desarrollo en Santa Fe, la capital provincial, y Rosario, la tercera ciudad en habitantes del país, donde hay una amplia cartelera de cine y teatro y ciclos de conferencias y charlas vinculadas a la historia y la cultura de la provincia.

Las dos ciudades más grandes de Santa Fe también cuentan con importantes espacios verdes, con eventos deportivos y paseos de compra que se pueden realizar sin perder el contacto con la naturaleza y la belleza que brindan las costas del río Paraná.

Además, presentan un interesante circuito gastronómico donde las comidas elaboradas en base a pescados de río, las cervezas artesanales y los alfajores son los principales atractivos.

Estas ciudades siempre tuvieron un perfil ligado a la actividad industrial y cerealera, pero poseen una riqueza arquitectónica y paisajística ideal para conocerlas en las vacaciones de invierno.

Las zonas vinculadas a la costa del río Paraná, que se extienden en un corredor de más de 700 kilómetros, presentan múltiples sorpresas en un marco de naturaleza imponente que cobija fauna, flora y cultura en cada uno de sus cauces e islas que la pueblan, desde Reconquista hasta Rosario.

Las actividades al aire libre, los paseos guiados, los avistajes de aves y los safaris fotográficos son los atractivos salientes de esa zona, donde sin duda el producto estrella es la pesca deportiva, que se practica con criterios sustentables.

El recorrido puede empezar en la ciudad de Santa Fe, que por sus facilidades de acceso es conocida como la reina del Paraná, que en un clima subtropical ofrece a los turistas balnearios, excursiones de aventura, caza y pesca y deportes náuticos, además de la Laguna Setúbal y la costanera, donde hay construcciones residenciales, restaurantes, clubes deportivos y paradores.

Los turistas que buscan propuestas naturales encuentran propuestas ideales en la Estación Zoológica Experimental, un sitio con guías especializados que brindan conocimiento sobre la fauna autóctona, y el Centro Observadores del Espacio.

Arroyos y lagunas
El circuito costero por la zona norte del litoral se divide en dos tramos que parten de la capital provincial hacia el norte y el sur, con el primero que llega a Reconquista por el río San Javier, en un recorrido de 450 kilómetros que atraviesa ciudades ribereñas, bañados, arroyos y lagunas que mezclan aire puro con una exquisita gastronomía.

Las localidades de San José del Rincón, una urbe de estilo colonial con un Museo Regional y el antiguo Puerto de Colastiné; Arroyo Leyes, elegida por los santafesinos los fines de semana por la Laguna Los Naranjos, y Santa Rosa de Calchines, ideal para los amantes del pique; las propuestas de ecoturismo en La Islita o la Vuelta del Pirata, son los puntos salientes del recorrido.

Otra opción
El segundo tramo, el costero sur, que va desde Santa Fe hasta Rosario, tiene su portal de ingreso en Santo Tomé, tras lo cual aparece Sauce Viejo, a orillas del río Coronda, un lugar donde abunda la pesca de dorados, bagres amarillos y patíes y donde cada vez hay más excursiones de caza y pesca.

El trayecto hacia el sur sigue en la localidad de Coronda, sede de la Maratón Acuática Internacional de Aguas Abiertas, que sorprende con su río homónimo y los cultivos de frutilla que la circundan y, continúa por San Fabián, Barrancas, Puerto Aragón, Monje, Puerto Gaboto y Oliveros.

En los último años se trabajó mucho para potenciar estos lugares, porque tienen un acceso privilegiado y facilitan la llegada de turistas de las grandes ciudades de todo el país.

Una alternativa
El turismo rural tiene como principales exponentes a las ciudades de Esperanza, Sunchales, San Javier y Rafaela y propone la realización de caminatas, cabalgatas y observación de fauna y flora y el disfrute de espectáculos de doma, de destreza criolla y de tareas de campo.

Esta es otra opción que se amplió este invierno, porque cada vez son más los turistas que eligen pasar su descanso disfrutando del campo y sus actividades que muestran la tradición del lugar.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas