A Fondo A Fondo
domingo 21 de agosto de 2016

Un gigantesco cráneo de Tiranosaurio Rex sale a la luz

Es uno de los 15 mejor conservados del mundo, mide 1,20 metros de largo y, junto a su recubrimiento protector de yeso, pesa 1.134 kilos.

Mide un metro y 20 centímetros de longitud y pesa 1.134 kilos con su recubrimiento protector de yeso. Es el cráneo, en extraordinario estado de conservación, de un Tyrannosaurus rex que vivió hace 66,3 millones de años. Lo han encontrado paleontólogos del Museo Burke de Historia Natural y Cultura y de la Universidad de Washington en la Formación Hell Creek, al norte de Montana (EEUU). Allí también han descubierto vértebras, costillas, la cadera y restos de la mandíbula inferior. En total, han recuperado un 20% del animal.

A partir del tamaño del cráneo, se estima que este dinosaurio alcanzó el 85% de la envergadura del mayor T.rex encontrado hasta la fecha. Para hacerse una idea, desde la cola a la cabeza sería tan largo como un autobús urbano y su techo llegaría a la altura de sus caderas. También se sabe que murió a los 15 años de edad -un T.rex vivía hasta el doble-.

Tufts-Love Rex

Todo comenzó cuando Jason Love y Luke Tufts, dos voluntarios del Museo Burke, descubrieron algunos pedazos de hueso fosilizado que sobresalían de la tierra. La excavación prosiguió y dejó expuesto el lado derecho del cráneo, desde la base hasta el hocico -incluidos los dientes-. Los paleontólogos, que han bautizado a este T.rex como Tufts-Love Rex en honor a sus descubridores, piensan que la otra mitad sigue presente bajo la roca.

"Habiendo visto el Tufts-Love Rex durante la excavación puedo dar fe de que es uno de los especímenes más significativos jamás encontrados y, por su tamaño, seguro que guarda información importante sobre el crecimiento y hábitos de alimentación de estos magníficos animales", dice Jack Horner, conservador del Museo de las Rocosas e investigador asociado del Museo Burke.

"Creemos que Tufts-Love Rex va a ser un espécímen icónico del Museo Burke y del estado de Washington y será uno de los dinosaurios de obligado estudio para los investigadores", afirma Gregory P. Wilson, profesor de Biología de la Universidad de Washington. Él fue el encargado de guiar la excavación en la que participaron más 45 personas durante este verano. El objetivo era recoger fósiles para estudiar vertebrados, invertebrados, plantas y rocas con los que conocer con más detalle los dos últimos millones de años de la era de los dinosaurios, cómo fue su extinción y el primer millón y medio de años posterior en el que se desarrollaron los mamíferos.

El rey de los dinosaurios

T. rex fue uno de los dinosaurios carnívoros más grandes. Con una media de 12 metros de largo y entre 4,5 y 6 metros de alto, fue un fiero depredador con dientes en forma de sierra y grandes mandíbulas. Se alimentaba de otros dinosaurios como Edmontosaurus y Triceratops y vivió hace entre 66 y 145 millones de años en los valles boscosos de los ríos de Norte América durante el período Cretácico tardío.

A pesar de ser uno de los dinosaurios más conocidos por el público, los fósiles de T. rex son escasos. De ahí la importancia de este hallazgo, uno de los 25 más completos y que, además, incluye uno de los 15 cráneos mejor conservados de todo el mundo. Los primeros especímenes de T.rex relativamente completos se descubrieron en 1902.

¿Por qué no se han visto más? "En los ecosistemas terrestres modernos, los grandes mamíferos carnívoros como leones o tigres son menos abundantes en comparación con los grandes herbívoros como los antílopes y los bóvidos. Del mismo modo, la población del dinosaurio depredador más grande de su tiempo en Norte América podría haber sido escasa", cuenta Wilson a EL MUNDO.

De ahí que los paleontólogos reciban cada ejemplar más o menos entero como un regalo. "Nos aporta información sobre la anatomía del animal que dominó los últimos ecosistemas del Cretácico y que domina nuestra imaginación sobre los dinosaurios", afirma Wilson. Conocer a qué velocidad podían crecer, qué tamaño alcanzarían, qué variantes existían dentro de una misma especie o cómo eran de abundantes son otras cuestiones que, según este profesor de Biología, se pueden resolver gracias a los ejemplares de los que se conserva gran parte de su cuerpo.

Pero para llegar a ese tipo de conclusiones todavía queda un largo camino: "Tenemos que eliminar la arena y las rocas que rodean al fósil y que representan la mayor parte del peso. Ese proceso comenzará este invierno y continuará, probablemente, durante un año antes de que esté listo para su estudio y exhibición", explica Wilson. Además, los paleontólogos deberán regresar al lugar donde se encontró Tufts-Love Rex para buscar más fósiles. Trabajo que les ocupará, aventura, uno o dos veranos más.

Los restos del Tufts-Love Rex se localizaron al fondo de una colina, bajo una capa rocosa que marca el momento en que se extinguieron dinosaurios. Desde el punto de vista histórico, murió poco antes de se viera obligado a desaparecer de la faz de la Tierra.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas