A Fondo A Fondo
sábado 15 de octubre de 2016

Trabajo autónomo, una modalidad que crece entre las madres

Impulsadas por el deseo de emprender proyectos personales cada vez más mujeres optan por trabajos independientes

Impulsadas por el deseo de emprender proyectos personales, por continuar un camino autogestivo o bien expulsadas del mercado laboral que exige jornadas extensas, cada vez más mujeres optan por trabajos independientes o autónomos luego de ser madres.

"La clave es no confundir lo que es una oportunidad o una elección personal o familiar con aquellas mujeres que necesitan o quieren reinsertarse al mercado laboral y no tienen posibilidad", sostuvo a Télam la economista Magalí Brosio coeditora del blog Economía Femini(s)ta.

Y continuó: "Existen mujeres que han trabajado toda su vida en forma autogestiva, que tienen un concepto del trabajo y de la maternidad previo; pero hay mujeres que luego de parir quieren reinsertarse laboralmente y no pueden, porque son como mínimo ocho o diez horas, porque los horarios no son flexibles y porque los salarios no alcanzan para cubrir guarderías de jornada extendida".

Camila tiene 26 años y hace tres meses fue mamá de Juan: "Tuve que dejar de trabajar apenas quedé embarazada porque era camarera en un restaurante-parrilla, en negro", recordó la joven que hasta entonces había tenido empleos en el ámbito gastronómico sin estar registrada.

Cuando su bebé cumplió dos meses comenzó a pensar una reinserción en el mercado laboral, pero tras analizar las opciones se volcó a la autogestión: "Un empleo como camarera implicaría pasar por lo menos diez horas lejos de mi bebé, con un sólo franco semanal. Otro tipo de empleo, de menos horas, no me generaría un ingreso superior a 6 mil pesos porque no tengo estudios universitarios", sostuvo.

"En ese contexto, y como con mi compañero estábamos ya produciendo la cerveza artesanal Don Rafael, decidimos que yo comenzara a trabajar de lleno en nuestro proyecto. Por un lado, porque lo que podría ganar afuera no me alcanzaría para una guardería full time, pero además, porque no creo que haya nada ni nadie que pueda reemplazarme con mi hijo, menos estos meses que sólo se alimenta a leche, y además yo no quise tener un hijo para que lo críe otra persona", contó la joven.

En el mismo sentido, Marina (41 años), escritora y editora de la publicación Extrañas Noches, consideró que "la crianza de los hijos no tiene por qué estar en manos de la mujer, pero sí creo que alguno de los dos tiene que estar en la casa, por lo menos hasta los dos años que comienza la escolarización; yo no estoy a favor de la tercerización de la crianza".

Para ella "la elección de un trabajo autogestivo no fue consecuencia de la maternidad, yo siempre había trabajado de manera independiente; sin embargo, cuando fui madre me di cuenta lo afortunada que era en poder estar con mis hijos, disponer de mis horarios".

Marina aseguró que "la discusión del trabajo es más amplia que en función de la maternidad, porque existe un problema que es que siempre se termina cargando a la madre con la crianza y no es así, si hay una pareja la crianza tiene que ser compartida".

"Por otro lado -añadió- creo que hay que replantear el trabajo en general. En los emprendimientos personales muchas veces caes en la autoexplotación, entonces no hay una línea tan clara entre que te explote otro y te explote el mercado, porque tenés que ponerte a trabajar mil horas para generar un producto que pueda competir con otros industriales, caes en la autoexplotación y, si bien estás en tu casa con tus hijos, no podes dedicarles tiempo".

Haciendo también ese equilibrio entre deseos, ingresos y posibilidades, Verónica (36 años), creadora de la marca de ropa Vero Vira, recordó que "más allá de que ya venía trabajando de manera independiente cuando fui mamá, elegí muy concientemente seguir haciéndolo porque yo quería estar con mi hijo y no me imaginaba yendo a trabajar a los dos meses, me parece un gran momento de la vida de ese ser y mío".

"Sí me sucedió que la maternidad me enfocó plenamente porque cuando nació mi hijo hice mi marca actual; antes trabajaba con otra chica, y terminaba laburando más de lo que era necesario, en cambio luego de ser madre comencé a organizar y aprovechar mejor el tiempo", compartió la diseñadora.

Un relevamiento reciente de la plataforma de empleo independiente freelancer.com señaló que "el 30 por ciento de los usuarios en Argentina son mujeres y la mayoría optó por ser free lance después de haber sido madres".

"Los datos los obtuvimos de una encuesta que hicimos entre los usuarios. Las mujeres de nuestra plataforma son diseñadoras, comunicadoras, especialistas en marketing digital y otras profesiones que utilizan Internet para trabajar desde sus domicilios", indicó a Télam Antonia Bensusan, responsable de marketing y comunicación para América Latina de la página.

Para el investigador "existe una falsa dicotomía entre ser madre y ser exitosa profesionalmente; las mujeres aquí encuestadas sostuvieron que ellas no estaban dispuestas ni a resignar su maternidad ni a dejar de desarrollarse laboralmente y encontraron en el trabajo autónomo un camino intermedio, y sabemos que les va muy bien".

Según el último informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) el 53 por ciento de las mujeres en edad fértil (14 a 49 años) en Argentina son madres.

El 37 por ciento de las madres están entre el 30 por ciento de las personas con ingresos más bajos, mientras que sólo un 25 por ciento de las mujeres que no son madres integra este grupo.

"El tema no radica entonces en aquellas que eligen el camino autónomo, sino en garantizar condiciones de igualdad en el mercado laboral, por ejemplo, promover desde el Estado licencias a los padres, flexibilidad en los horarios laborales, controlar que a igual trabajo se genere igual remuneración", concluyó Brosio.
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas