A Fondo A Fondo
lunes 27 de junio de 2016

Todos se mudan a Tucumán

Del 1 al 9 de julio se desarrollarán todas las actividades del Bicentenario. Mauricio Macri encabezará la celebración. La Corte Suprema, las cortes provinciales y camaristas federales serán los primeros en sesionar. También lo harán los legisladores

"La celebración del Bicentenario de la Independencia es algo que sucede en Tucumán, pero es una celebración nacional. Ese es un criterio. Y el segundo es dar una mirada prospectiva, hacia adelante", explicó Julio Saguir, vocal primero del Ente del Bicentenario de la provincia de Tucumán sobre los objetivos planteados desde este organismo para festejar la Declaración de la Independencia en forma conjunta con todo el país.

Con esta pauta, desde principios de año vienen realizando diversas actividades con motivo de los 200 años de la Independencia, como el Congreso de Historiadores de marzo, el Festival de Teatro de mayo o el Congreso Eucarístico de la semana pasada, donde se reunió toda la curia católica encabezada por miembros del Vaticano, y donde hubo más de 300 mil personas participando. O lo que sucederá a partir del 1 de julio, cuando la Corte Suprema de la Nación viaje a sesionar a Tucumán, y luego hará lo propio el Congreso nacional, del mismo modo que el Ejecutivo nacional, con el traslado transitorio de la capital argentina a esa provincia.

También habrá una serie de coloquios sobre los desafíos que plantea el inicio de otros 100 años de la Argentina y en su contexto regional latinoamericano.

En ese camino, las celebraciones no terminarán el 9 de julio, sino que seguirán hasta fin de año, porque como explicó Saguir, "se trata de anualizar la recordación, ya que es en realidad el año del Bicentenario".
Otra pauta, más política que organizativa, hace hincapié en la necesidad de terminar con la grieta entre los argentinos. Aunque el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, fue parte de la administración anterior y tiene una fuerte identificación con el kirchnerismo, todos los mensajes han sido de unidad y de trabajar en conjunto con el Gobierno nacional y municipal, a pesar de las diferencias políticas, ya que pertenecen a partidos políticos distintos.

No hay que olvidar, en este aspecto, las peleas intensas que existieron durante el proceso electoral 2015, con la quema de urnas, sospechas de fraude, la muerte de un militante radical, las protestas espontáneas de los tucumanos ante la situación, todo lo cual dejó muy debilitada la convivencia política. Incluso, hubo demoras en la conformación del ente para poder empezar a pensar en la celebración del Bicentenario.
Por eso, toda la comunicación del Bicentenario, como su logo y la canción oficial, destacan la necesidad de unificación nacional, del mismo modo que el Congreso de Tucumán de 1816 buscó hacerlo hace dos siglos. El logo tiene una imagen que emula una cadena de ADN, que rescata "el afán de constituirnos o de mirar a Latinoamérica como el lugar de pertenencia original. Nación, Federación, Latinoamérica, esa es la matriz genética, ese es el ADN", indica Saguir.

En el video oficial, ese logo luego se transforma en cintas celestes y blancas que contienen todo el territorio nacional a partir del baile de una niña en la Casa de Tucumán. A la vez, la canción oficial elegida se llama Juntarnos, de Lucho Hoyos, y sintetiza ese mismo propósito. "Juntarnos desde el camino, juntarnos. Juntarnos porque debemos juntarnos", dice la primera estrofa de la canción que interpretan varios artistas locales.
Fuente:

Más Leídas