A Fondo A Fondo
sábado 09 de septiembre de 2017

Tinta, corazón: el tatuaje en la Argentina es una tendencia sin edades

El tatuaje se convirtió durante los últimos años en una fuerte tendencia a nivel mundial y en la Argentina el número de personas con sus cuerpos tallados en tinta creció exponencialmente.

Cuando Mariano Antonio, uno de los tatuadores más reconocidos del país y el elegido por las celebridades, se inició en el oficio en los noventa el tatuaje era algo tabú, pero hoy "sos raro si no tenés uno", le dice a Télam Tendencias, en la oficina de uno de sus locales en Recoleta.

Basta con salir a la calle, levantar la mirada y encontrar a simple vista a una persona con alguna parte del cuerpo tatuada, situación que se replica en todos los ámbitos y en todos los estratos sociales.
tatto1.jpg

De aquellas épocas en las que el tatuaje era para los "raros", muchos porteños, como Sol, recuerda la fuerte impresión que les causaba cruzarse en la calle Florida con el "hombre tatuado", con sus ojos como única parte del cuerpo libre de tinta.

El "hombre tatuado" es Alberto Fornés, alias "El Mago", un personaje muy particular que sueña con que su cuerpo termine apareciendo en el libro Guinness de los récords.
tatto2.jpg

Sin contar "El Mago", Sol tenía claro que de todos modos jamás se expondría a una aguja que le dejara una marca indeleble en la piel.

No la asustaba el dolor sino llevar esa marca para siempre, cómo se iba a ver con los vestidos de fiesta y qué pasaría cuando fuera una mujer mayor.

tatto3.jpg

Sin embargo, 20 años después, pisando los 40, espera ser atendida para hacerse su segundo tatuaje: el primero fue una tobillera y ahora va por un gran mandala en la espalda.

"Antes nos tatuábamos para ser diferentes. Hoy la gente se tatúa para poder pertenecer. Esa es la diferencia", subraya Antonio, quien en 27 años de profesión experimentó los cambios y la aceptación que fue teniendo el tattoo en la Argentina.
Fuente: Télam

Más Leídas