A Fondo - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
domingo 12 de febrero de 2017

Tiempo de elecciones y de políticas estratégicas

Es independiente del presente año electoral pensar la Provincia de otra manera para no seguir perdiendo oportunidades

Escasa relevancia política tendría para Mendoza una elección a intendente aislada, en uno de los departamentos más postergados, si no fuera porque con los comicios de Santa Rosa arranca un año impregnado por lo electoral con vistas a renovar los cuerpos legislativos.

Tampoco desvela demasiado, salvo a los propios interesados, en qué medida se modificará la composición de las cámaras este año. La vida de los ciudadanos pasa por otro lado, por otras preocupaciones, muy lejos de los asuntos electorales. Es más, se van sumando voces que señalan lo vetusto de las elecciones de medio término, que son más un obstáculo para la gestión que una virtud de renovación institucional. El agobio de los electores se entremezcla con la necesidad de los gobiernos de salvar la ropa para mantener un margen de gobernabilidad en la segunda parte de sus mandatos.

Hoy los santarrosinos van a elegir entre dos mujeres para completar el mandato fallido del procesado ex intendente Sergio Salgado, y les darán una primera señal a las principales fuerzas provinciales. El oficialismo siente que en cada elección se plebiscita su gestión y espera confiado el resultado de hoy, que tiene como dato diferencial el voto electrónico, una experiencia que ya se probó con éxito en las PASO de Santa Rosa.

Modernizar la votación
La idea de la administración Cornejo sería avanzar en el sistema electrónico para las elecciones legislativas, pero para ello deberán sortearse algunos obstáculos para su implementación. Es que al postergarse la reforma electoral impulsada por Macri, será muy engorroso convocar al elector para que en el mismo comicio haga uso del voto electrónico para los cargos provinciales y a la vez vote con la tradicional boleta de papel para legisladores nacionales.

Una votación mixta únicamente podría ser viable si se aplica en un porcentaje parcial de las mesas, lo que está habilitado por ley provincial. Los próximos días viajará a Buenos Aires el ministro Dalmiro Garay para analizar el tema con autoridades nacionales a partir de lo cual irán despejando el panorama.

La otra alternativa es desdoblar las elecciones, que si bien podría beneficiar relativamente al desempeño electoral del oficialismo local, no se justificaría plenamente en las legislativas. Sí responde más a la lógica de la política el maniobrar con las fechas en función de las conveniencias, cuando se eligen los cargos ejecutivos.

Según encuestas que manejan en el Gobierno, la gestión de Alfredo Cornejo mide doce puntos más que la de Mauricio Macri en la consideración popular. Sin embargo, esa no es la única variable que definirá el desdoblamiento o la unificación con la Nación en las elecciones de octubre.

Lo otro que seguramente tendrá peso en la decisión es la pertenencia a un espacio más amplio que el radicalismo. Pero si finalmente se decide desdoblar también deberán analizar la fecha, que puede ser antes de las nacionales o incluso en febrero del año próximo. La decisión la adoptarán más adelante, atento a que la fecha límite para la convocatoria es el 15 de mayo.

¿Para cuándo la Constitución?
En el campo de las definiciones institucionales tampoco hay algo certero acerca de la reforma constitucional.

El Ejecutivo, al menos por ahora, no piensa mover el avispero ni mandar ningún proyecto a la Legislatura, a diferencia del último gobierno. Si bien no desdeña de la necesidad de actualizar la carta magna, prefiere acompañar algún proyecto madurado, ya sea el que ha venido trabajando la vicegobernadora Laura Montero u otro que surgiera en el Legislatura, siempre que tenga un consenso amplio, sobre lo que ya se han expresado favorablemente intendentes justicialistas.
Eso sí, será este año o no será, según comentan allegados al gobernador.

Urgencias de la política
En la coyuntura actual Macri está mucho más urgido que Cornejo de obtener un resultado aceptable en las urnas el último domingo de octubre. Su partida se juega principalmente en la provincia de Buenos Aires, donde su principal espada, María Eugenia Vidal no se candidatea pero plebiscita su gestión y, lo que es más importante, pone en juego cuotas fundamentales de la gobernabilidad presidencial. Allí la mirada está puesta en Cristina que, todo indica, será candidata para buscar la primera minoría e inmunidad, pero a la vez dividiría los votos peronistas dando una mano a las chances de Cambiemos.

En Mendoza el oficialismo está más holgado y no depende en la misma medida de este proceso electoral para avanzar en su proyecto. Lo que busca es cerrar las paritarias con los empleados estatales a más tardar en marzo para sellar la paz social. Tiene fe en acordar sin demasiados sobresaltos con todos los sectores y pactar tempranamente con el SUTE para garantizar el comienzo de clases.

Cornejo reconoce que "el salario docente es malo", y al mismo tiempo saca la cuenta de que cada peso que recompone repercute de a millones en el presupuesto del Estado y, en consecuencia, cuida con recelo que no se le desbarajusten las cuentas públicas, por más que éste sea un año electoral.
En tanto, el ítem Aula, que de acuerdo a las cifras oficiales influyó notoriamente para el bajar el nivel de ausentismo el 38% desde su aplicación, está fuera de esta puja. En círculos gubernamentales aguardan esperanzados la declaración que avale la constitucionalidad para mediados de junio de lo que se ha convertido en uno de sus emblemas, mientras que el gremio está a la espera de un pronunciamiento negativo de la Corte como último recurso.

Cornejo ha demostrado que está decidido a ponerse por encima de los grupos de presión a favor de una buena administración y de hacer crecer la cuenta de inversión.

Mientras, desde el justicialismo buscan su reposicionamiento a partir del ensamble interno basado en sus intendentes. Ya no tienen un personaje clave como el Chueco Mazzón para ayudar en la tarea, pero están buscando la fórmula para dirimir sus cuestiones en lo que ven como una transición, más larga o más corta, para volver al poder.

Levantar la mirada
Ha sido éste un tiempo de ordenamiento, pero las necesidades y demandas de la población irán en aumento. Por un lado, Mendoza tiene una dependencia estructural de la macroeconomía y las políticas de Macri, que hasta el momento viene mostrando demasiados errores no forzados.

De todos modos, el gobierno local quiere aprovechar un mejor clima de negocios, y en el ámbito de la vendimia hará el Primer Foro de Inversores junto al CEM. Ya es imperioso generar las condiciones para desarrollar el enorme potencial que tiene Mendoza en diversas áreas, lo que redundaría en crecimiento y trabajo.

El mismo razonamiento de innovación y desarrollo se hace extensivo a los servicios esenciales que debe prestar el Estado. En el caso de la escuela hasta ahora se ha hecho hincapié en su reorganización, pero es plausible el planteo que hizo el gobernador al presentar los lineamientos políticos y pedagógicos para el nuevo ciclo lectivo, donde pidió mayor compromiso a los directivos para "que la educación vuelva a estar en el primer lugar de la consideración social". Claro que para avanzar en ese objetivo todos los involucrados, incluido el gobierno, deben poner mucho más.

Es independiente del presente año electoral pensar la Provincia de manera estratégica, porque no se da el salto solamente con orden y sana administración. Ya es tiempo de levantar la mirada más allá del eterno corto plazo para no seguir perdiendo las oportunidades que nos da esta tierra generosa.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas