A Fondo - China China
lunes 31 de julio de 2017

Tal como viene la mano

La mueca reiterada de algún músculo facial, carente de intención. El involuntario abrir y cerrar de párpados, velozmente, sin que haya un motivo que lo justifique. El uso insistente de una misma muletilla, que produce distracción en el oyente hasta alcanzar la categoría de fastidio. Tres ejemplos simples de lo que significaba tic hasta hace una década.

De aquél tic nervioso, conducta que según la gravedad debe ser tratada entre las psicopatologías, a lo que hoy designamos como tic existe una considerable diferencia.

Hubiese resultado absurdo o quizá ridículo escuchar a alguien orgulloso por inaugura un tic.

Los ahora llamados polo tic, centro tic o proyecto tic, no tienen por propósito atender esta problemática gestual

TIC es el acrónimo de tecnología, informática y comunicación. Tres aspectos de la contemporaneidad que nos alcanza a todos aunque pocos dominen la materia y la mayoría seamos, en gran medida, apenas diletantes o acaso sólo consumidores.

La relevancia que adquiere contar con un Parque TIC puede medírsela desde varios aspectos. Puntualmente y para Mendoza es que este proyecto atravesó el tiempo y sorteó la promocionada grieta hasta alcanzar su reciente corte de cinta.

Otro es que insinúa una ampliación de la matriz productiva, dato para nada despreciable, en ocasión de saber que la importación de vinos crece a la vez que el consumo interno, no; y la producción agrícola de la región se resiste en prosperar. El comercio, principal aportante en el pgb de Mendoza adelgaza merced a la cercanía con Chile y el petróleo si bien no alcanza la edad jubilatoria sabemos que su finitud impide planes de largo aliento.

La tecnología aplicada en informática y comunicación, es en sí importante pero además constituye una herramienta vital para el resto de las actividades económicas, sociales, recreativas, productivas y muy especialmente en las otras, las improductivas.

Sí, antes de que alguien pueda sentirse ofendido, sería preferible que se incremente y con énfasis la investigación, el desarrollo, la capacitación y también la creatividad en cuestiones relativas a la informática, muy especialmente en temas relativos a la seguridad, y con idéntica intensidad, en recaudación tributaria.

Poco espacio ha ganado en medios y lejos de la agenda pública, un hecho ha despertado una nueva forma de terror.

Ciberataques ocurridos desde hace tres meses en servidores de empresas e instituciones del llamado primer mundo, ese que está seriamente jaqueado o al menos eso es lo que ellos ordenan comunicar

Según versiona el director de información global de la gigante IDT, ha sido vulnerado el programa más potente anti hackers del mundo.

Quince días después de que acudiera por el auxilio de todos los expertos del buró federal de investigaciones, famoso fbi y al departamento de seguridad de la casa blanca, un virus sustractor de información y encriptador de datos ajenos, se introdujo y generó perjuicios invaluables por ahora.

Una automotriz japonesa y otras empresas de China fueron objeto de sobornos para recuperar información, pero algo bastante más grave que pone en alerta al resto de las organizaciones: fue hackeado el sistema ferroviario alemán y el sistema informático con el que operan hospitales en Inglaterra.

Según indican, todavía no se puede determinar si está aún vigente ese virus por lo que tampoco se conoce el alcance geográfico ni cronológico del mismo.

Sólo se le dio un nombre: "wannaCry", y sí se conoce que el origen primigenio de este método que exhibe tamaña amenaza es producto intelectual de la NSA.

Traducido y explicado en castellano, este bicho criminal y por ahora inatrapable se creó y crio en la Agencia de Seguridad Nacional, si por supuesto, entidad oficial de Estados Unidos, de donde surgió también el personaje que ventiló documentos que delataron a demasiados dirigentes, un tal Snowden.

A propósito y aunque incipiente, imposible desconocer lo gravitante del parque TIC y motivo suficiente para que todas las entidades educativas, de gestión estatal y también privada, se ocupen de esto que para los ignorantes sigue resultándonos tan abstracto como la obra de Jackson Pollock, pero es tan concreto como la evasión impositiva que realizan desde grandes empresas hasta los casinos más lujosos de Las Vegas.

Para nada lúdico. Hoy esos emporios dinerarios, captan los billetes telúricos que se escapan de las manos de algunos jugadores aunque lo más pernicioso es que burlan nuestros sistemas de recaudación fiscal.

Y eso que solemos atribuir a nuestra perversa inteligencia, a nuestra dañina picardía, condición del acervo argentino, no lo inventamos y tampoco usufructuamos nosotros.

Sí, me refiero a la evasión, elución, evitación o como prefieran denominar al no pago de tributos e impuestos, al incumplimiento para con el prójimo y para con toda la sociedad. Eso no es un tic nacional ni provincial, es el lascivo mecanismo para que sólo de un lado jueguen y se diviertan, y del otro, paguemos las chances que no tenemos.

Aplaudamos estas iniciativas, estos cortes de cinta, esta diversidad productiva y esta vocación de progreso, pero no nos demoremos tanto aplaudiendo que necesitamos las manos para otras acciones y tareas tan urgentes como importantes.

Manos ni duras, ni blandas, ni manipuladoras, ni prestidigitadoras. Manos que obedezcan al cerebro, ese que distingue claramente entre lo que está bien y lo que no, ese que cuando gobierna al cuerpo con justicia y armonía, es capaz de impedir la reacción del chirlo y traducirlo en un apretón de manos honesto que además, sirva de sujeción ante el riesgo del abismo.

Si nos diéramos la mano más seguido, sin dudas, también mejorarían los índices.



Fuente:

Más Leídas