A Fondo A Fondo
martes 26 de abril de 2016

¿Se está autorreparando la Tierra?

El planeta se ha enverdecido desde 1982 en unos 36 millones de km2, una superficie parecida a dos veces la de Estados Unidos

La Tierra es ahora más verde que hace tres décadas. Y lo es gracias al poder de fertilización de la mayor cantidad dedióxido de carbono (CO2) que hay en la atmósfera. Esta es la principal conclusión de un estudio internacional –en el que participan 32 investigadores de 24 instituciones de ocho países– que publica la revista «Nature Climate Change». La investigación ha detectado un ascenso significativo de la cantidad de biomasa verde –las hojas–, en el 40% de las regiones del planeta desde 1982 a 2015, mientras que sólo en un 4% se ha apreciado una pérdida significativa de vegetación.

Este enverdecimiento supone un aumento en las hojas de plantas y árboles. Desde 1982 hasta ahora la biomasa verde ha crecido en unos 36 millones de km2, una superficie parecida a dos veces la de Estados Unidos, dice Zaichun Zhu, investigador de la Universidad de Pekín y autor principal del estudio.

¿Significa esto que la Tierra se está autorreparando? No. Los científicos son claros: «El efecto fertilizante del dióxido de carbono es menor a medida que las plantas van aclimatándose a este aumento o echan de menos otros recursos necesarios para su crecimiento como el agua o los nutrientes. Además, esta ganancia verde puede tener la capacidad de cambiar los ciclos del agua y del carbono a nivel global», advierte Josep Peñuelas, investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales y uno de los autores del estudio.

El efecto fertilizante del CO2

Lo que ha ocurrido es que al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera, durante la fotosíntesis. Las hojas verdes producen azúcares utilizando la energía de la luz solar para mezclar el CO2 que absorben del aire con el agua y los nutrientes que captan desde el suelo. Estos azúcares son la fuente de alimentos, fibras y combustible necesarios para la vida en la Tierra. Cuanto más CO2 hay en la atmósfera más azúcares se producen, y a este fenómeno se le llama fertilización por CO2.

Cada año se emiten a la atmósfera 10.000 millones de toneladas de carbono: 8.000 millones procedentes de la quema de combustibles fósiles, y 2.000 millones debido a los incendios forestales. Pero no toda esta emisión de carbono se queda en la atmósfera, sino que una gran parte, 4.000 millones, hace aumentar la materia orgánica de la vegetación y de los suelos del planeta. Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha frenado.

Esto no significa que el aumento de CO2 atmosférico sea positivo para el clima. A pesar de esta mayor cantidad de hojas, «el cambio climático, el aumento de la temperatura global, el incremento del nivel del mar, el deshielo o las tormentas tropicales cada vez más potentes son un hecho», asevera Peñuelas.

Las imágenes de satélites de la NASA y la NOAA correspondientes a los últimos tres decenios muestran un enverdecimiento de entre un cuarto y la mitad de la superficie con vegetación del planeta. «Con este estudio, hemos podido atribuir el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles», explica Peñuelas. La fertilización por el CO2 es el principal motivo (en un 70%) por el que la Tierra se está enverdeciendo. Pero el estudio, además, identifica el cambio climático (en un 8%), el nitrógeno atmosférico (en un 9%) y los cambios de usos del suelo (en un 4%) como otras razones de peso que habrá seguir para ver cómo evoluciona la vegetación a nivel planetario.

La combustión de petróleo, gas, carbón y madera para obtener energía libera CO2. La cantidad de CO2 en la atmósfera ha aumentado desde la era industrial y en la actualidad se sitúa en un nivel no visto en al menos medio millón de años, siendo el principal culpable del cambio climático.

Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas