A Fondo A Fondo
domingo 17 de abril de 2016

Quiero ser jefe

Bernardo Stamateas
bernardoresponde@gmail.com

Comencemos por establecer la diferencia entre autoridad y autoritarismo en el ámbito laboral, lo cual nos permitirá entender cuáles con los derechos y deberes de jefe y empleado.
Muchos desean ser jefe pero también es cierto que se trata de una posición observada y cuestionada permanentemente. Al jefe se le cuestiona cuántas horas trabaja, cuánto tiempo se ausenta, de qué manera da las órdenes, cómo establece los límites, etc. Y lo cierto es que, haga lo que haga, casi siempre será criticado por alguien.
El empleado, al igual que el jefe, también es observado pero en cuanto a su puntualidad, su imagen, su eficacia, su desempeño, su compromiso, su trato, etc. En una relación de trabajo, el que ocupa una posición de liderazgo es quien tiene autoridad para hacerle saber a la persona que lidera, de manera correcta y adecuada, lo que espera de él/ella en su tarea.
Se entiende por autoridad el poder o la facultad de solicitar, reclamar, felicitar y premiar a alguien de quien se está esperando que cumpla con su trabajo. Dicha autoridad es ejercida en pleno poder pero siempre existe el peligro de que derive en autoritarismo, o mal uso del poder. Autoritarismo no es otra cosa que el abuso de la autoridad otorgada, el poder que traspasa los límites naturales que debieran existir en toda relación de este tipo.

¿Qué características tiene un jefe autoritario?
En primer lugar, no guía a su gente, sino que los hostiga. Por lo tanto, no logra que su equipo le obedezca voluntariamente, pues obtiene el control imponiendo su autoridad. Inspira temor, en lugar de confianza. Convierte la tarea de su gente en una carga pesada, en lugar de presentarla como un proyecto común interesante, motivador y beneficioso para todos.
Algunas personas que añoran ser jefes, gerentes o supervisores durante años, una vez que llegan a la cima, fallan porque no saben qué hacer. La razón es que su sueño fue más grande que su capacidad. Por eso, si tu sueño es ser promovido en la posición que ocupes, entrenate adecuadamente para que cuando llegue la oportunidad te sientas apto en la función que te corresponda.
Si tu anhelo es ser un jefe, o líder, que deja huella en los demás necesitarás implementar algunos cambios en tu mente y en tu accionar. Por ejemplo:
1. Tener mentalidad de grandeza.
2. Tener mentalidad de aprendiz.
3. Aspirar a ser un experto en tu área.
4. Tener visión a largo alcance.
5. Mantenerte en autoridad.

Perfeccionate, mejorate, superate a vos mismo. En tu interior están todas las habilidades de liderazgo que el mundo necesita.
Aprovechá el tiempo de espera para determinar para qué anhelás llegar a ese puesto y qué harás una vez que lo alcances. No permitas que tu sueño sea más grande que tu capacidad y te aplaste.
Todo ser humano posee en su interior las herramientas para liderar y conducir a otros con excelencia. El único requisito es creer en uno mismo, y luego prepararse adecuadamente.
¿Sos jefe? ¿Qué clase de jefe sos? ¿Sos empleado? ¿Cómo te llevás con tu/s superior/es?
Fuente:

Más Leídas