A Fondo A Fondo
sábado 09 de julio de 2016

¿Qué hay más allá de la órbita de Plutón?

La Nasa informó que sonda New Horizons seguirá explorando el Cinturón de Kuiper hasta 2020.

Cuando la sonda New Horizons de la Nasa, logró su mayor acercamiento a Plutón, el 14 de julio de 2015, no era seguro cuál sería su destino. La nave había viajado por nueve años y medio, pero tras el breve tiempo que pasó obteniendo datos del planeta enano, las opciones eran seguir hacia un nuevo objetivo dentro del Cinturón de Kuiper o terminar la misión, pese a tener energía para pasar otros 20 años en el espacio.

Hace una semana, la agencia espacial dio su respuesta oficial, y la misión -como otras ocho que en la actualidad están operativas-, será extendida con un nuevo objetivo: 2014 MU69, un antiguo y lejano objeto estelar, considerado uno de los primeros bloques de construcción del Sistema Solar. Debería llegar ahí el 1 de enero de 2019.

Adriana Ocampo, líder del programa Nuevas Fronteras de la Nasa, cuenta que cuando la nave salió del sistema plutoniano cumplió la misión para la que había sido creada, por lo que debieron hacer una nueva propuesta científica para justificar los costos de extenderla. "Se acaba de tomar la decisión y en tres años tendremos un nuevo encuentro espectacular, porque sabemos muy poca información de estos objetos", dice a La Tercera.

También sabían muy poco sobre Plutón y New Horizons les abrió un nuevo mundo, agrega. Las mejores imágenes del planeta enano lo mostraban borroso y apenas se distinguían algunas partes claras y otras oscuras, pero se encontraron con montañas de más de 1 km de alto, profundos cañones, y donde el elemento más prominente es el nitrógeno. Hay monóxido de carbono en forma de hielo, y hielo de agua que parece estar flotando en el nitrógeno hieloso semi líquido. "Fue una geología y topografía completamente inesperadas y nos sorprendió por lo activo que es", dice.

El paso cerca del planeta enano duró apenas dos semanas y media y todavía descargarán datos hasta fin de año. "Desde el sobrevuelo a Plutón un año atrás, New Horizons ha estado mayormente bajando todas las imágenes y espectros que tomó entonces. Esto es lento, porque está muy lejos de la Tierra, y la Nasa tiene pocos radiotelescopios con platos suficientemente grandes para oír la nave", cuenta Simon Porter, investigador de New Horizons del Southwest Research Institute.

En abril, la sonda tuvo su máximo acercamiento a 1994 JR1, un pequeño objeto del Cinturón de Kuiper (KBO, en inglés), cerca de Plutón (como la distancia de la Tierra al Sol). "Era sólo un punto, pero aprendimos un montón sobre él en formas que nunca habríamos podido desde la Tierra", dice Porter. Y este mes pasará por una campaña de calibración de sus instrumentos para seguir su rumbo a 2014 MU69, que está a 44 veces la distancia de la Tierra al Sol. Va a 30 km por segundo.

Su nuevo objetivo está más lejos y es incluso más frío que Plutón, explica el investigador, "y eso significa que sabemos casi nada del objeto, excepto dónde está". Debido a su órbita alrededor del Sol, piensan que 2014 MU69 es uno de los objetos más viejos del Sistema Solar, pero no lo sabrán hasta estar allá. "Antes y después, New Horizons mirará otros cerca de 20 KBOs como hizo con 1994 JR1. La mayoría fueron descubiertos con el Telescopio de Magallanes en el observatorio Las Campanas, en Chile, indica Porter.

La extensión de la misión aprobada hace una semana dura hasta fines de 2020, pero la sonda posiblemente siga operativa hasta la década de 2030, dependiendo de cuánto dure su batería de plutonio. Ocampo explica que con ella podrán determinar el tamaño del Cinturón de Kuiper.


Fuente:

Más Leídas