A Fondo A Fondo
domingo 03 de abril de 2016

Por qué las mujeres son más religiosas que los hombres

Una investigación de EEUU reveló cómo se relaciona el género femenino con las distintas creencias en el mundo e indagó en sus causas

Qué tienen en común Jesucristo, Siddhartha Gautama (Buda), Mahoma y Moisés? Además de ser figuras religiosas, todos son hombres. Sin embargo, cuando se mira alrededor del mundo, la mayoría de sus seguidores son mujeres.

A nivel mundial, más mujeres que hombres se identifican con una religión, rezar diariamente y dicen que la religión es "muy importante" para ellas, según datos del Centro de Investigación Pew. En todo el mundo, el 83,4% de las mujeres dicen que se identifican con una religión, en comparación con el 79,9% de los hombres, dice Pew. Esto significa que hay unas 100 millones de mujeres más cercanas a la religión en el planeta que hombres. ¿Pero por qué?

Esta es una vieja pregunta, a la que los expertos han bautizado como un "rompecabezas científico". Algunos investigadores han argumentado que la diferencia se debe a la biología, algunos dicen que es un producto de factores sociales y culturales, y otros sostienen que es ambas cosas. Pero los datos de Pew sugieren que, al menos, la biología no es el único factor. Las conductas y las creencias religiosas de los hombres y las mujeres varían significativamente según los grupos religiosos y el país, lo que sugiere que la forma en que los hombres y las mujeres son criados y socializados juega un papel importante.

El estudio de Pew encuesta a seis grupos religiosos -cristianos, musulmanes, budistas, hindúes, judíos y ateos - a través de 192 países. Se estima que, a nivel mundial, las mujeres son más religiosas que los hombres, mientras que los hombres representan el 55% de las personas que no siguen ninguna religión del mundo.

Esta brecha de género religiosa es aún más pronunciada en los Estados Unidos, que es mucho más religiosa en general que otras economías avanzadas. Según Pew, el 64% de las mujeres estadounidenses, pero sólo el 47% de los hombres dicen que rezan todos los días -en comparación con el 30% de las mujeres y el 28% de los hombres en Canadá y el 15% de las mujeres y el 9% de los hombres en Francia-. En los Estados Unidos, 68 % de los hombres son ateos.

En el pasado, algunos investigadores han argumentado que la biología juega el papel más importante en esta brecha de género religiosa. Una teoría sostiene que los niveles más altos de testosterona en los hombres, lo que conduce a conductas más riesgosas, como también a una mayor disposición a arriesgar la posibilidad de pasar a la otra vida. Otros investigadores han argumentado a favor de las explicaciones biológicas, tras señalar que las mujeres con más rasgos "femeninos" -como ser cariñosas, comprensivas, compasivas, tiernas y cariñosas con los niños- tienen más probabilidades de ser religiosas.

Pero otros insisten en que la crianza -la forma en que las mujeres y los hombres se les enseña a comportarse y los valores que se les enseña a mantener- es una influencia más importante en las diferencias religiosas entre los hombres y las mujeres que la naturaleza.

Los datos de Pew pueden apoyar esta teoría de dos maneras. En primer lugar, se observa algunas grandes diferencias en la brecha de género religiosa a través de diferentes culturas -tendencias que sugieren que los hombres y las diferencias religiosas de las mujeres se derivan no sólo de la biología, sino de la cultura-.

Entre los cristianos, las mujeres son más propensas que los hombres a asistir a los servicios, rezan todos los días, dicen que la religión es importante y creen en el cielo, el infierno y los ángeles. Pero entre los musulmanes, las brechas de género son menos consistentes. Los hombres musulmanes son mucho más propensos a asistir a los servicios religiosos semanales, a causa de las directrices religiosas que los animan a orar en las mezquitas y que permiten a las mujeres hacerle, pero en sus casas. Y mientras que las mujeres musulmanas son más propensas que los hombres a orar y creer en los ángeles, otros comportamientos y creencias son relativamente iguales entre ambos.

En segundo lugar, Pew encuentra que la religiosidad de las mujeres varía un poco dependiendo de si trabajan o se quedan en casa -una señal de que las creencias religiosas pueden verse afectados por el medio al que las personas están expuestas-. Las mujeres que trabajan fuera del hogar tienen creencias que son más similares a las de los hombres, que registraron valores más bajos de compromiso religioso que las mujeres que no están en la fuerza de trabajo, según la encuesta. O la causalidad podría ser al revés -las mujeres religiosas podrían ser más propensas a quedarse en casa debido a la creencia en los roles de género más tradicionales.

Además, Pew encuentra que los países cristianos en los que trabajan más mujeres tienden a tener menores brechas de género religiosa, aunque la tendencia no se cumple para otros grupos religiosos.

Los investigadores han reflotado numerosas teorías sobre cómo la cultura y las normas sociales pueden crear una brecha de género religiosa. Algunos argumentan que, para las mujeres que no trabajan fuera del hogar, tradicionalmente, la iglesia ofreció el tipo de beneficios sociales y psicológicos que los empleos ofrecidos a los hombres, tales como la identidad personal y social de una comunidad.

No tener un trabajo también podría significar que las mujeres tenían más tiempo para actividades religiosas, o que las mujeres tenían menos exposición que los hombres a las fuerzas secularizantes que han llegado gradualmente a predominar en la vida pública. Otras teorías incluyen que las mujeres han sido presionadas para ser religiosas como una forma de controlar su sexualidad o que la iglesia cristiana ha sido menos favorable con las mujeres trabajadoras que con las amas de casa.

Existen otras teorías que mencionan a la iglesia como una fuente de seguridad práctica o existencial para las mujeres. Teniendo en cuenta su posición social inferior, las mujeres son más vulnerables a la pobreza y la falta de seguridad física, y las creencias religiosas les pueden proporcionar una mayor sensación de seguridad.

Por último, la diferencia podría deberse también al carácter del cristianismo, como religión, que exalta a los humildes y los oprimidos, explica David Voas, un sociólogo que estudia la religión a Pew. Dado que las mujeres han sido relegadas tradicionalmente a un papel de menor poder e influencia, la filosofía religiosa del cristianismo puede hablar con ellas en particular.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas