A Fondo A Fondo
lunes 18 de abril de 2016

Paraísos fiscales: sol y dinero oscuro

El Reino Unido quedó en el centro de la industria mundial de la evasión fiscal. La mitad de las 214.000 empresas mencionadas en los papeles de Panamá, están domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas

Un puñado de minúsculas islas británicas de nombre sugerente han saltado a la luz estos días por los papeles de Panamá y su papel en la telaraña de la evasión de impuestos, en cuyo centro está Londres.
"La verdad es que el Reino Unido está en el centro de la industria mundial de la evasión fiscal. Es un escándalo nacional y tiene que acabar", denunció en el Parlamento el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn.

Según la organización Transparencia Internacional, la mitad de las 214.000 empresas nombradas en los documentos de Panamá están domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas. Y según la misma fuente, 36.000 propiedades inmobiliarias en Londres pertenecen a empresas registradas en paraísos fiscales.

Un traficante de armas, un político corrupto o un evasor fiscal pueden crear una empresa fantasma en las Islas Vírgenes Británicas o en las Bermudas, sólo con la ayuda de abogados o contadores.

Esa empresa, que a veces va creando otras para diluir el rastro del dinero, puede comprar departamentos en Londres, porque las autoridades británicas permiten a sociedades radicadas en paraísos fiscales y raramente se interesan por quién es el verdadero beneficiario de las mismas, que puede a su vez instalarse en Londres con su familia y ganar respetabilidad ocultando el pecado original de su fortuna.

"Pueden poseer un amplia gama de propiedades a través de la empresa, con capas y capas de empresas propietarias de otras empresas, y sería imposible para los investigadores saber a quién pertenecen y relacionarlo con el delito original", explicó Nick Maxwell, de la organización contra la corrupción Transparencia Internacional.

De gobernar a recibir su dinero
Cameron compareció la semana pasada antes los diputados por primera vez desde que se le vinculó a los papeles del estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, y anunció que las autoridades británicas tendrán acceso a partir de ahora a la lista de propietarios y beneficiarios de las empresas domiciliadas en casi todos los territorios de ultramar y dependencias de la Corona como las islas de Man y Jersey, unos territorios offshore a pocas millas de Gran Bretaña.

El Reino Unido tiene 14 territorios de ultramar repartidos por el mundo, desde las Malvinas en la Argentina hasta Gibraltar, pasando por las Islas Caimán y las Bermudas, además de tres dependencias de la Corona, otros territorios británicos dependientes que se encuentran muy cerca de Gran Bretaña. Estos son la Isla de Man, en el mar de Irlanda, la Bahía de Jersey y la de Guernsey, muy cerca de Francia.

Se trata de restos del Imperio Británico que decidieron no independizarse y siguen bajo soberanía británica. Cuentan con gran autonomía y eligen a sus gobiernos, si hay los suficientes ciudadanos para justificarlo, algo que no es el caso en el Territorio Antártico Británico.
Siete de estos territorios fueron calificados de "jurisdicciones secretas", es decir con secreto fiscal, por la organización Tax Justice Network: Anguila, las Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán, Gibraltar, Montserrat y las islas Turcos y Caicos.

Las empresas registradas ahí operan relativamente tranquilas en Reino Unido.

"Londres ha sido una encrucijada del dinero mundial durante siglos", explicó Nicholas Shaxson, autor del libro Islas del tesoro, sobre los paraísos fiscales.

"Cuando el Imperio británico se derrumbó, Londres pasó de ser el gobernador de la maquinaria imperial a una isla offshore que permitía al dinero llegar sin hacer demasiadas preguntas", añadió.

"La evasión fiscal y este tipo de cosas ocurre en la parte exterior de la red, en los territorios de ultramar, por ejemplo, facilitada por agentes con vínculos con la City de Londres, firmas de abogados británicas, empresas contables británicas y bancos británicos", añadió, comparando el sistema con una telaraña.
Richard Murphy, profesor de la Universidad City de Londres, lo confirma: "Son todos agentes de la City de Londres, es ahí donde se controla todo el ejercicio".
Valijas llenas de billetes
Los papeles del estudio Mossack Fonseca revelaron, por ejemplo, que la hija del primer ministro paquistaní Nawaz Sharif, es la propietaria efectiva de dos departamentos en la zona exclusiva londinense de Park Lane que están a nombre de dos empresas offshore.

Murphy explicó que el gobierno británico tiene el poder de legislar en esos territorios de ultramar, pero la influencia del sector financiero y el miedo a molestar a la joya financiera de la Corona, la City, frenan la tentación.

"La mayoría de las ciudades del mundo son implacables con los extranjeros que llegan con valijas llenas de dinero en efectivo a comprar propiedades. Pero Londres no", sentenció Simon Jenkins, del diario Evening Standard.
Fuente:

Más Leídas