A Fondo A Fondo
miércoles 20 de julio de 2016

Mirin Dajo: el faquir holandés, casi inmortal

Su acto lo llevó a ganar fama internacional y callar bocas a varios escépticos, quienes comprobaban los orificios que había en su espalda y estómago.

La comunidad médica de Holanda se llenó de asombró en 1945 al atestiguar lo que consideraban imposible: el cuerpo de un hombre podía ser atravesado con un sable sin que cayera muerto.

Es el caso del faquir holandés, Mirin Dajo -cuyo nombre real era Arnold Gerrit Henske- quien en su espectáculo de cada noche en clubes nocturnos de Amsterdam, le clavaban espadas y objetos punzantes en su cuerpo, sin que estos le causaran daños o heridas de gravedad, al grado de que, por algunos, fue etiquetado como "inmortal".

Su acto lo llevó a ganar fama internacional y callar bocas a varios escépticos, quienes comprobaban los orificios que había en su espalda y estómago.

Mirin Dajo – que significa en esperanto "Fantástico"- afirmaba que estaba tocado por Dios, al dotarlo de invulnerabilidad para enviar un mensaje de paz, pero en 1948 comprobó que era mortal.

En una de sus presentaciones se tragó una aguja de acero, acto que lo llevó al quirófano y diez días después a su fallecimiento... el instrumento punzante le había perforado la aorta.

Aún, el truco que lo hizo memorable, ser atravesado por una espada, sigue sin tener una explicación concreta.

mirin

Fuente: excelsior.com.mx

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas