A Fondo A Fondo
domingo 18 de septiembre de 2016

Mantener la calma en la tormenta

A los inversores les tocó enfrentar días más que complicados, la volatilidad se hizo presenta nuevamente y en toda su expresión. Algunos de los temas que preocupan siguen siendo los mismos.
El principal es cómo será el camino por el cual la Reserva Federal de Estados Unidos (el Banco Central norteamericano) normalizará su política monetaria: es decir cómo, cuándo, y a qué velocidad subirá las tasas de interés desde niveles cercanos a cero. Esto no es un tema menor ya que las bajas tasas han sido el combustible que ha impulsado a lo largo de los últimos años el precio de la gran mayoría de los activos: sean acciones, commodities, títulos y hasta inversiones directas en economías emergentes. Por ello se entiende que si el proceso de suba de tasas fuera desordenado podría desencadenar un reacomodamiento de precios relativos que no sería beneficioso en particular para las economías emergentes, incluso para Argentina (por más que aún sea considerada de frontera y no emergente).

Pero quizás el fenómeno que más miedo despierta es el posible triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Desde nuestro análisis las posibilidades de Trump siempre han sido bajas, y las mismas eran fogoneadas especialmente por algunos medios de comunicación más que por la realidad misma. Un análisis que nunca falla es interpretar cómo se comportan los precios de los activos para ver lo que realmente se espera. Hay un viejo dicho en la bolsa que reza "put your money where your mouth is", que llevado al español sería "pon tu dinero donde pones tus palabras", indicando que si realmente creemos que algo va a pasar debemos poner dinero en juego. Y la realidad es que los mercados hasta ahora no habían incorporado en los precios la posibilidad de un Trump ganador, es decir que descartaban este escenario. Pero en los últimos días los problemas de salud de la candidata republicana Hillary Clinton, y los rumores que se fueron sumando alrededor de esto, realmente han preocupado por primera vez al mercado. Por ello será importante seguir este tema de cerca. En los próximos dos meses estaremos bailando al ritmo de las encuestas.

Uno de los más afectados en los últimos días sin dudas ha sido Brasil, lo cual no debería sorprendernos. Su mercado se encuentra entre los que más subieron en el año, por ende ante cualquier señal de corrección es lógico que sea de los que más bajan también. A esto hay que sumarle un poco de volatilidad propia que viene principalmente del frente político, ya que no queda claro cómo logrará hacer pie e impulsar reformas el nuevo presidente Michel Temer. La destitución de Eduardo Cunha no sería algo positivo para el capital político que busca construir. Al margen de esto creemos que existe gran valor y buenas oportunidades en Brasil, por lo que las bajas de corto plazo deberían ser consideradas oportunidades de compra de largo plazo.

Desde Chimpay nos mantenemos fieles a nuestra posición, donde vemos un mundo creciendo a tasas mediocres, pero lejos de estar en un contexto de caos y de recesión. Por ello como siempre resaltamos los momentos de ciclotimia y emociones violentas deben ser interpretados como oportunidades, ya sea de compra en los momentos de miedo, como de venta en los de euforia. Todo parece indicar que veremos a una Reserva Federal actuando con mayor tranquilidad que en otros procesos de suba de tasas, y debemos resaltar que es saludable que las subas de tasa tengan como sustento una economía norteamericana con mayor impulso. Aunque por todo lo indicado anteriormente debemos considerar que sí estaremos en presencia de un mundo con mayor volatilidad, por ende la selectividad y el control del riesgo al momento de realizar inversiones serán claves.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas