A Fondo A Fondo
lunes 11 de abril de 2016

Lugares claves de la vida del Papa

El cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, es sin dudas el argentino más conocido y valorado en todo el mundo

El cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, es sin dudas el argentino más conocido y valorado en todo el mundo, y por ese motivo el ente de turismo de la ciudad de buenos aires organizó una serie de recorridos a través de los cuales es posible conocer los lugares donde el sumo pontífice pasó su infancia y abrazó la causa de servir a dios para toda la vida.

Los recorridos para conocer la historia del papa Francisco y de los lugares donde se forjó su compromiso con la iglesia católica pueden realizarse en un colectivo, los días sábados, domingos y feriados, a las 9 y a las 15, en un recorrido que abarca los barrios de Flores, Villa Devoto, Montecastro, Agronomía, Balvanera, Monserrat y San Nicolás.

También hay visitas peatonales, que se pueden realizar los jueves a las 15 en el barrio de Flores y los martes, también a las 15, en el barrio de San Nicolás, en la Catedral porteña.

El circuito papal en colectivo, que comienza y finaliza en la Basílica San José de Flores, ubicada en la avenida Rivadavia al 6950, es gratuita y tiene cupos limitados.

El comienzo
El recorrido se inicia en la iglesia a la que la familia Bergoglio asistía a misa los domingos, la que fue el primer confesionario del cariñosamente llamado "Papa de Flores", y la que albergó la revelación que le cambió la vida a la actual máxima autoridad de la iglesia católica.

El paseo papal pasa por la casa de la infancia del cura jesuita, ubicada en la calle Membrillar al 531, donde vivía junto a sus padres y sus cuatro hermanos menores.

"Pero el Papa nació el 17 de diciembre de 1936 a pocas cuadras, en la calle Varela al 268, en un departamento de 4 unidades que era alquilado", detalla el guía turístico del Ente de Turismo porteño, Daniel Vega, durante el paseo franciscano.

El trayecto incluye visitas al Instituto Nuestra Señora de la Misericordia, a la plazoleta Herminia Brumana, donde Bergoglio jugaba cuando era chico y a la escuela Pedro Antonio Cerviño, en la que hizo 6 años de primaria.

"El último año lo terminó en el colegio Wilfrid Baron de los Santos Ángeles -en Ramos Mejía- perteneciente a la obra de Don Bosco y con orientación salesiana, donde fue internado como pupilo junto a su hermano Oscar a raíz de una enfermedad que afectó a la madre luego de tener a su última hija", dice Vega.

Según el guía del Ente de Turismo porteño "es aquí donde abraza definitivamente la idea e servir a Dios dejando de lado el pedido de su madre de estudiar medicina".

La marcha por los caminos de Jorge Bergoglio pasa por la Vicaría de Flores, donde en 1992 fue ordenado obispo y nombrado vicario episcopal de ese barrio porteño -cargo que ocupó hasta 1997-, y por la Escuela Nacional de Educación Técnica número 27 Hipólito Yrigoyen, donde se recibió de técnico químico.
"Parece curioso que un hombre con orientación humanística haya optado por una escuela técnica, pero la elección tuvo que ver con que el padre del Papa era el administrador de ese establecimiento y conocía lo bueno de su formación integral", precisa Vega.

El trayecto papal continúa en Villa Devoto, un barrio muy ligado al Cardenal Jorge Bergoglio, quien trabajó en la cárcel ubicada en ese barrio oficiando misa, bendiciendo su capilla, y ayudando a los presos en cuestiones personales.

"Esa es otra faceta desconocida del Papa, quien,además de ser cura y técnico químico, cursó estudios de psicología", cuenta el guía.

La recorrida por Villa Devoto reconoce los pasos del cura más popular de Argentina por la parroquia San José del Talar, donde se encuentra el santuario de la Virgen Desatanudos, y por el Seminario Metropolitano de Buenos Aires, donde cursó sus estudios para ser párroco.

El final del trayecto es en la Catedral Metropolitana, en el barrio San Nicolás, donde en 1998 Bergoglio asumió como arzobispo de Buenos Aires, y en el edificio del Arzobispado, ubicado en Rivadavia 415, donde el cura residió y trabajó hasta ser nombrado Papa.

"En esta zona todavía están frescos los recuerdos de los mozos del café de la esquina de Rivadavia y Bolívar, al que iba todos los días, y de los diarieros de esas dos equinas, porque a uno le compraba los diarios de lunes a viernes y al otro los sábados y los domingos, y lo hacía porque tenía un buen vínculo con ambos", relata Vega.
Fuente:

Más Leídas