A Fondo A Fondo
miércoles 04 de mayo de 2016

Los yaguaretés revivieron en Mendoza

El artista brasileño Eduardo Srur trajo a la provincia su instalación que aborda el tema de la extinción y la montó entre viñedos ubicados en Tunuyán. Lo hizo en el marco del evento anual Plus + Arte

El yaguareté es el felino más grande de toda América, es la tercera especie de felino más grande del mundo y está prácticamente extinto en Argentina, Brasil y Uruguay por culpa del hombre. Sin embargo, el fin de semana que pasó el arte fue capaz de devolver a la vida a dos de estos felinos y mostrarlos en todo su esplendor. Fue gracias a la obra Los yaguaretés, del artista brasileño Eduardo Srur.

El creador, especializado en instalaciones provocadoras y de grandes dimensiones, fue invitado por el colectivo cordobés Chatarra a participar en la jornada Plus + Arte, que se realizó el viernes pasado en Monteviejo, bodega ubicada en Tunuyán.

Durante este evento anual, que es coordinado por Gabriela Nafissi, los asistentes pudieron participar en actividades vinculadas al teatro, la fotografía y lo audiovisual.

Sin embargo, fue la obra de Srur la que más fotos protagonizó gracias a su dimensión e impacto. Casi todos quisieron sacarse una foto con la enorme pareja de felinos.

En diálogo con Escenario, su creador explicó cómo se inspiró para traer a la vida a un animal que hace tiempo no camina por zonas secas y áridas como Mendoza.

"Esta obra nació en San Pablo, ciudad en la que monté esta misma obra, pero al margen de un río muy contaminado. Quise llamar la atención de esa ciudad, donde vivo y trabajo, por la enorme polución y la falta de conexión que tenemos con el medio ambiente", dijo el artista de 42 años.

Acostumbrado a montar sus obras en paisajes urbanos, donde impactan a las personas en su camino al trabajo o de regreso a sus casas, esta vez fueron los viñedos mendocinos los que le dieron contexto a su creación.

"Estas dos esculturas, que son inflables, recrean un escenario surrealista que resalta el espíritu libre y salvaje del arte , el cual desconoce de fronteras institucionales", agregó sobre esta nueva versión de la obra que supo dominar los titulares de la ciudad en la que habita.

Sobre por qué eligió esta instalación y no otra, Srur indicó: "Este es un evento en el que la gente se relaja y toma buenos vinos, por lo que quise llamar su atención con algo bien pop, algo que los interpelara en el medio de tanto goce. Además, esta pareja de animales jamás podría convivir con nosotros en la realidad y eso es interesante".

Las figuras miden 11 metros de largo por 5 metros de alto y antes sólo habían sido expuestas en San Pablo. Están construidas con plástico y son inflables, de manera que tienen forma tridimensional.

"Están hechas con plástico justamente a modo de contradicción, porque de esta manera se convierten en los yaguaretés que nunca se extinguirán", concluyó Srur.
Fuente:

Más Leídas