A Fondo A Fondo
domingo 15 de mayo de 2016

Los ecosistemas pueden ayudar a proteger las costas

Ahorro. Resulta más eficiente y económicamente más rentable restaurar un ecosistema perdido o deteriorado que construir una obra artificial para que ejerza la labor de contenedor

Los ecosistemas naturales, como arrecifes de coral, humedales, campos de algas o manglares, son el mejor dique de protección de la costa frente a las inundaciones y la erosión que provocará el cambio climático, que amenaza a las millones de personas que viven junto al mar.

Así lo pone de manifiesto el estudio Efectividad de las Defensas Costeras Naturales.

Los investigadores recopilaron la información científica existente sobre cómo los ecosistemas costeros han contribuido a reducir inundaciones y erosión de manera natural.

Al mismo tiempo, estudiaron experiencias existentes de recuperación de humedales, barreras de coral, campos de algas o posidonia que habían desaparecido y, por tanto, dejado de ejercer de dique protector de la costa.

Además, compararon el costo de la restauración ambiental de esos sistemas naturales con el precio de haber construido una infraestructura artificial para ejercer la labor del ecosistema con 150 casos concretos ocurridos en Asia, Europa y Estados Unidos.

La conclusión es que en la mayoría de los ejemplos estudiados resulta más eficiente y económicamente más rentable restaurar un ecosistema perdido o deteriorado que construir una obra artificial para que ejerza su labor, explicó uno de los autores del estudio, el español Íñigo Losada.

"Hemos demostrado que la idea de que sólo se protege la costa mediante estructuras artificiales no es correcta, ya que la restauración ambiental y la conservación pueden proporcionar un nivel defensa equivalente con un costo económico más reducido", dijo Losada, director de investigación del Instituto Hidráulico Ambiental de Cantabria, región costera del norte de España.

Uno de los casos analizados es un proyecto de restauración de manglares en Vietnam, donde cada metro de manglar recuperado costaba U$S100 menos que el costo de haber construido un metro de rompeolas.
Los investigadores clasificaron los ecosistemas en función de su capacidad de proteger la costa, y concluyeron que los arrecifes de coral son los más efectivos, seguidos de los humedales, los manglares y finalmente, los campos de algas. Pero cualquiera de esos ecosistemas tiene una capacidad de reducir la altura del oleaje hasta en un 71 %.

"Los hallazgos pueden ayudar a tomadores de decisiones a planificar inversiones futuras en proyectos de conservación y restauración costera", subrayó Siddharth Nrayan, investigador del Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicos.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas