A Fondo A Fondo
jueves 28 de julio de 2016

Los cubiertos de mesa. ¿Que sabemos de su origen?

Un poco de historia de los utensilios cotidianos de nuestra mesa.

Cuchara

El término cuchara proviene del latín "cochleare", y es también uno de los instrumentos más antiguos de los que se ha valido la humanidad tanto para comer, como para servir, aunque en un principio contase con formas muy dispares. Algunos expertos opinan, que desde el Paleolítico los hombres ya utilizaban diferentes tipos de utensilios para poder tomar los alimentos (sobre todo pastosos o líquidos). Unas veces con forma de pala y otras con un poco más de concavidad.

Parece ser que a partir del siglo III a.C., el uso de la cuchara comienza a imponerse en el ámbito doméstico de las clases altas de las ciudades helenísticas. Las clases más altas del Imperio romano dispusieron ya de complejas vajillas con múltiples tipos de cucharas, destinadas a alimentos muy específicos. Los romanos usaban cuchara, aun cuando no tenía la forma moderna. Se trataba de pequeñas espátulas de madera o marfil ("cocheare").

Los manuales de buenas costumbres del siglo XIII aconsejaban servirse de la cuchara para tomar los líquidos y no beberlos directamente de la sopera o la escudilla, costumbre que paulatinamente fue desterrándose de las mesas de la alta nobleza cortesana, y extendiéndose a otras clases sociales. Los primeros diseños de la cuchara por lo general tallados en hueso y en piedra o modelados en barro y posteriormente cocidos. Luego el principal material utilizado en su fabricación fue la madera.

Eran similares a los que utilizamos en la actualidad: una pala cóncava y un mango. Se hicieron cucharas para los nobles, ricos y realeza, fundidas en oro y plata, e incluso, decoradas con gemas preciosas. En las mesas de los poderosos del siglo XIII solían ser de oro, plata, cristal o coral. Hoy son de hierro o acero recubiertos con estaño, y para la gente de dinero, son de plata.
El cuchillo

Es uno de los primeros utensilios utilizados por el hombre. Hasta bien entrado el siglo XIX, llevar un cuchillo de bolsillo o navaja era de gran utilidad como herramienta práctica no solo para cortar pan, embutidos o frutas, sino para abrir correspondencia o afilar un lápiz. Como elemento de corte, es reconocido desde el principio de los tiempos. Desde aquellos primeros trozos de obsidiana, sílex o piedra.

Hablar de cuchillos, es un tema que da para muchas páginas, porque, porque desde el principio de los tiempos, el ser humano se ha visto en la necesidad de realizar cortes, así que este objeto existe en su versión más antigua, como una simple roca o hueso filoso, hasta llegar a los de hoy día, generalmente de acero inoxidable y templado, con la calidad, algunos, de la más fina espada samurai, o realizados de otros materiales como cerámica, la cual no requiere ser afilada, aunque suele ser muy frágil a los golpes y se quiebra con facilidad.El cuchillo se ha utilizado como arma o como herramienta.
Tenedor

El tenedor es la aparición mucho más tardía. Llegó a Europa procedente de Constantinopla a principios del siglo XI de la mano de Teodora, hija del emperador de Bizancio Constantino Ducas, quien lo llevó a Venecia al contraer matrimonio con el hijo del Dux. La Princesa, trató de imponer en la corte este nuevo utensilio, conocido como "fourchette", que viene a significar "pincho", pero fue tachada por esta y otras refinadas maneras orientales, como escandalosa y reprobable.

En Francia se intentó introducirlo varias veces, sin éxito. En la Edad Media Catalina de Bulgaria quiso hacerlo popular en la corte pero los franceses la consideraron cursi y licenciosa. Más tarde fue Carlos V de Francia, pero esta vez el fracaso tuvo otros motivos: el rey y sus inseparables amigos tenían fama de homosexuales y el tenedor volvió a perder la batalla al ser considerado como un objeto caprichoso propio de personas un tanto equívocas.
Fuente:

Más Leídas