A Fondo - Cuba Cuba
viernes 07 de octubre de 2016

Los cubanos no beben mojitos

Lo que es menos sabido o, de hecho, rara vez se comenta, es que en Cuba son los turistas y no los cubanos los que beben mojitos.

La receta del mojito es a esta altura ultra conocida. También las teorías sobre su origen, desde los piratas y aquel draquecito -rebautizado luego como mojito y hecho ya con ron- hasta las historias de Hemingway en la barra de La Bodeguita del Medio, dándole fama internacional a este cóctel.

Lo que es menos sabido o, de hecho, rara vez se comenta, es que en Cuba son los turistas y no los cubanos los que beben mojitos. ¿Entonces qué beben los habitantes de esta isla? "Pues ron, claro", nos contestaban con cara de que estábamos haciendo una pregunta bastante absurda.

"El cubano es de ron y cerveza", nos explican en el Museo Havana Club, en la capital de la isla. Ron con hielo si se encuentra, pero también sólo y a temperatura ambiente si se quiere degustar uno de cierta calidad.

En todo caso -confiesan los menos puristas- con cola. Tropicola o TuKola de Ciego Montero, claro, porque en teoría la Coca Cola no se vende en Cuba. Sólo en teoría. Por cierto, Cuba Libre para los que usan ron añejo de 3 años, y cubata para los añejos de 7 años, por si alguien tenía dudas sobre el uso indistinto de estos dos nombre.

Pero volviendo al mojito, en realidad un poco de observación urbana por La Habana o un paseo nocturno por el Malecón sirven para hacerse una primera idea: botellas de ron -que se comercializan a un precio bajo en comparación al que se puede encontrar en otro países- pero ni rastro de menta o limón para preparar los famosos mojitos.

En La Bodeguita del Medio sólo hay turistas, igual que en Floridita. Los mojitos y daiquirís a 5 CUC -unos 5 euros- son un precio absurdamente alto para la economía y sueldos cubanos. En el bar del citado museo de Havana Club, dicen los entendidos que los preparan más ricos.

"No es sólo el precio -nos comentan otros cubanos a los que interrogamos sobre el mojito- es que tampoco la gente suele tener menta y hielo en casa como para ponerse a preparar este coctél". El alto contenido en azúcar del mojito, añaden, también hace que siente peor que el ron sólo.

Así que lo que empezó como una sospecha acabó como una teoría más que confirmada. En La Habana Vieja y los lugares más turísticos de la isla, el mojito se sigue despachando a litros a los sedientos visitantes, aparentemente convencidos de que esa bebida es todo un icono de Cuba. Sin reparar en que, junto a ellos en la playa, los cubanos prefieren el ron sin añadidos.

Definitivamente el mojito es para los yumas -nombre con el que se conoce a los extranjeros- nos repiten cada vez que preguntamos. Con esa sonrisa de estar desvelando un secreto que, en realidad, allí todo el mundo sabe.

Fuente: 20minutos.es
Fuente:

Más Leídas