A Fondo A Fondo
domingo 24 de abril de 2016

"Legal highs", la nueva droga sintética legal que preocupa a Europa

La Policía española desmanteló dos veces en dos meses un laboratorio que surtía al Reino Unido desde la ciudad de Alicante.

La Policía Nacional de España ha desarticulado dos veces en solo dos meses un laboratorio que, desde la localidad de Finestrat, en Alicante, diseñaba, producía y distribuía nuevas drogas de diseño a media Europa. Con la particularidad de que los estupefacientes de dicho laboratorio no figuran en las listas de sustancias prohibidas, aunque imitan sus efectos. Se trata de las «legal highs», que se puede traducir como «colocones legales», y están causando furor.

La Policía explica que estas «legal highs» se encuentran en una especie de limbo legal: se trata de drogas de diseño fabricadas a partir de elementos que, en sí mismos, no están prohibidos. Combinados y «cocinados» adecuadamente, dan como resultado una droga sintética que imita los efectos en el organismo de la cocaína, la metanfetamina o el éxtasis.

Sin embargo, estas drogas legales pueden ser igual de peligrosas que las que forman parte de la lista de sustancias prohibidas. O acaso más, dado que el consumidor no tiene nociones de sus efectos sobre el organismo, su composición o la cantidad que puede tomar sin exponerse a una sobredosis. Un ejemplo reciente de «legal high» tristemente famoso es el de la Metilendioxipirovalerona (MDPV), más conocida como «droga caníbal» por la agresividad que despierta en el consumidor.

Poca información sobre sus efectos

Desde la asociación Energy Control, especializada en el asesoramiento y el análisis de sustancias estupefacientes, avisan de que las «Legal highs» o «Research Chemicals» (investigaciones químicas) cuentan con «escasos o inexistentes datos relacionados con su investigación clínica en animales y humanos», por lo que sus efectos son impredecibles. «Hay muy poca información disponible, y consiste únicamente en descripciones de las experiencias y conocimientos de unas pocas personas que las han probado», explican.

¿Por qué, en principio, las «Legal Highs» no son perseguibles policialmente? «La mayoría son drogas que no están fiscalizadas o controladas. Esto es debido a que no se ha detectado un consumo tan generalizado como para declararlas sustancias de abuso e incluirlas en las listas de sustancias fiscalizadas que tienen los diferentes países». Y cuando un país decide al fin prohibir una de estas nuevas drogas, los químicos diseñan otra con una composición distinta, que vuelve a estar fuera de la lista.

Se compra por Internet

Así es como funcionaba el laboratorio desmantelado esta semana en Alicante, y por eso se explica que la Policía haya detenido dos veces entre febrero y abril a las mismas cinco personas, en la misma nave industrial, por la misma actividad.

En febrero, la Policía entró en la nave que el grupo tenía en Finestrat, detuvo a cinco personas (todas extranjeras) y se incautó 14.000 dosis de «Legal highs» preparadas para enviarse al Reino Unido. Tras detectar que los detenidos, una vez en libertad, habían retomado su actividad, los agentes volvieron a entrar en la nave. Esta vez se han incautado 12.000 dosis, pero una vez desmantelado el laboratorio se han intervenido ocho paquetes enviados por la organización, de nuevo al Reino Unido. Los envases contenían cerca de 10.000 sobres perfectamente sellados y marcados con diferentes logotipos para diferenciar los casi 15 kilos de droga sintética.

Habitualmente, las «Legal Highs», presentadas en envoltorios muy llamativos, se pueden adquirir en dosis individuales con relativa facilidad a través de internet, y de hecho existen varias páginas dedicadas a su promoción y venta que operan sin ningún tipo de problema. Desde Energy Control añaden que, con todo, estas drogas tienen un circuito bastante restringido.

Fuente: abc.es

Más Leídas