A Fondo A Fondo
domingo 11 de junio de 2017

Las señales (que hay que escuchar) de la industria automotriz

El Salón del Automóvil de Buenos Aires tiene su revancha. Tras el "Salón de la crisis" de 2015, la muestra renueva su espíritu

Un salón para festejar ventas. Más de 20 automotrices, entre fabricantes e importadores, inauguraron el 8º Salón del Automóvil de Buenos Aires, el evento más importante para la industria automotriz, el cual se realiza cada dos años en el país. Y lo hacen no en un momento cualquiera: el sector está en pleno boom.
El contexto es totalmente distinto si se lo compara con la anterior edición, la de 2015, cuando las trabas a las importaciones y las reglas de juego de ese entonces hasta habían impedido que algunos modelos que debían exhibirse lleguen al país. La muestra exhibe un espíritu diferente y un mayor optimismo por parte de los participantes.

La cantidad de novedades y anuncios que se dieron a lo largo de la jornada también representan un dato para tener en cuenta.

En la antesala de la apertura del Octavo Salón de Automóvil, y nada menos que a través de una señal de precios, las empresas automotrices parecieron enviar un respaldo a la actual política oficial para el sector. También una respuesta -implícita- a los dichos de la ex presidenta Cristina Kirchner, que días atrás, en una entrevista televisiva, había afirmado que nunca una rebaja de impuestos a las empresas había repercutido en los precios a los consumidores.

Ello, porque Toyota, luego de la rebaja de aranceles a la importación para los autos híbridos y eléctricos presentada semanas atrás por el Gobierno, anunció que el Prius, un auto híbrido que ya se vende en el país, pasaría de costar U$S62.000 a U$S38.900, un descuento de casi del 40%.

Los adelantos y confirmaciones de cada marca vinieron acompañados de discursos, donde se repasó el estado general de la industria y de la economía en general. Y el tema de la competitividad y la carga tributaria que afecta al sector volvió a estar en el centro de la escena.

Un ejemplo: por cada Amarok que se exporta, U$S3.000 se van en impuestos, por el IVA en cascada, el Impuesto al Cheque e Ingresos Brutos, entre otros. "No somos inocentes pensando que se cambiará un sistema tributario en seis meses, pero hay mecanismos aprobados en el ámbito internacional que nos permitirían ser más competitivos. Por ejemplo, el cambio del Gobierno del reintegro a las exportaciones a 7% es positivo, pero por reglas de la OMC se puede llevar al 12%, y si bien eso no compensa los 3.000 dólares, al menos los amortiguaría", detallan los directivos de la empresa.

José Luis Valls, chairman para América latina de Nissan, afirmó que "cada gobierno tiene sus prioridades. Lo que pido es continuidad en las reglas de juego, las quiero saber y entender. No queremos que nos las cambien porque las inversiones son a largo plazo y hay que convencer a las casas matrices".

Luego, agregó que "se están tomando decisiones para tener una base de proveedores más fuerte. El Gobierno tiene claro el tema de la competitividad, pero se necesitan inversiones en infraestructura que acompañen, como por ejemplo contar con un tren que esté cerca de los puertos, especialmente en Córdoba".

La preocupación de las terminales automotrices que mandan en la edición 2017 del Salón del Automóvil es la competitividad. "Si no podemos ser competitivos ni siquiera en pickups, no vamos a serlo en nada", planteó Valls, de Nissan, empresa japonesa que está invirtiendo U$S600 millones en Córdoba para fabricar su pickup Frontier a partir del segundo semestre de 2018.

Por su parte, Cristiano Rattazzi, número uno de FCA, dijo que hubo muchos cambios en el país, como el sinceramiento de precios relativos de la economía, la normalización de las instituciones y el fin de las licencias no automáticas para importar. Sin embargo, destacó que "quedan por resolver la inflación, el déficit fiscal, el sistema tributario excesivo y la pobreza".

Las empresas presentes en el salón es otro tema importante. Y hay aquí claras diferencias respecto a la edición anterior. Por razones de mercado y esencialmente económicas, en 2015 la mayoría de los importadores decidieron no estar en La Rural. En esta oportunidad, se inscribieron un importante lote entre los que se destacan Audi, Nissan, DS, Smart, Chrysler, Jeep, Dodge, Ram y las de origen chino, como Gelly, Chery, DFSK y Foton.

En definitiva, la coyuntura opera. La edición 2017 del Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires promete ser la mejor. En 19 años de historia y siete versiones previas, nunca antes el contexto había sido tan auspicioso. La confianza y el optimismo brota de cada stand y gobierna la atmósfera de la muestra. Hay expectativas de récord de público, más de 60 novedades en términos de lanzamientos y rejuvenecimientos de line-ups, presentaciones mundiales y latinoamericanas, 35 mil metros cuadrados de puro entusiasmo automotriz. ¿Será un brote verde aislado o un sendero para el resto de la economía?
Fuente:

Más Leídas