A Fondo A Fondo
jueves 01 de diciembre de 2016

Las plantas modifican su perfume para atraer insectos

El trabajo que fue publicado en "New Phytologist" y demuestra por primera vez la conexión entre la señalización lumínica y química de las plantas.

Las plantas modifican su "perfume" para atraer a insectos que son enemigos de aquellos que las atacan, reveló un estudio realizado por científicos del CONICET y de las universidades de Buenos Aires y San Martín.

El trabajo que fue publicado en "New Phytologist" y demuestra por primera vez la conexión entre la señalización lumínica y química de las plantas.

"Nuestros resultados sugieren que las plantas modificarían su 'perfume' de modo de hacerse más atractivas a insectos que son enemigos de sus atacantes", indicó a la Agencia CyTA-Leloir el doctor Carlos Ballaré, investigador superior del CONICET y profesor titular en la UBA y la UNSAM.

El mediador de ese efecto son receptores vegetales de la luz, llamados fitocromos, que hasta ahora se sabía que inducían a la planta a "estirarse" en presencia de vecinas para reducir el riesgo de ser sobrepasadas en altura y quedar a la sombra.

Sin embargo, los fitocromos parecen cumplir una segunda función: promover el cambio en el abanico de ciertos compuestos volátiles (terpenos) que la planta libera con el objeto de atraer insectos "guardaespaldas", de modo tal de ahorrar recursos en la defensa directa.

En el estudio, que fue realizado con cultivos experimentales de tomate, Ballaré y sus colegas comprobaron que al inactivar uno de los fitocromos (B), una situación típica en la cercanía de competidores por la luz, la planta atraía mejor a una chinche (Macrolophus pygmaeus) que es enemigo natural de insectos que se alimentan del tomate y otras especies de la misma familia.

"El desafío es ver cómo podemos utilizar este conocimiento en el desarrollo de cultivos que expresen sistemas robustos de defensa y que, por lo tanto, sean menos dependientes de las aplicaciones de pesticidas", indicó Ballaré, quien es jefe del Laboratorio de Fotobiología Ambiental del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agronomía (IFEVA), que depende de la UBA y del CONICET.

El trabajo contó con la participación de investigadores de Holanda y fue desarrollado por Leandro Cortés, becario del IFEVA y del IBAM en el Instituto de Biología Agrícola de Mendoza (IBAM).
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas