A Fondo A Fondo
martes 10 de octubre de 2017

Las más mujeres son más generosas que los hombres

Los investigadores suizos consideran que esa característica, más que a un atributo, obedece a un condicionamiento cultural

Las mujeres parecen más generosas que los hombres y experimentan más satisfacción en dar y compartir, según un estudio de la Universidad de Zurich, aunque los investigadores suizos consideran que esa característica, más que a un atributo, obedece a un condicionamiento cultural.

Los especialistas afirmaron que el cerebro de la mujer se activa más en las áreas de la gratificación cuando "da" o hace algo por los otros, en cambio el masculino, en las mismas zonas, lo hace más intensamente cuando él obtiene algo para sí mismo, por ejemplo una suma de dinero: es decir, a ella le brinda más satisfacción y placer dar, y a él tener para sí.

La investigación, divulgada por la agencia de noticias Ansa, fue publicada en la revista Nature Human
Behavior y parece valorar la idea de que existen inclinaciones femeninas y masculinas, ellas hacia actividades dirigidas a los otros, prosociales, y ellos de manera más competitiva e individualista.

No obstante, el director de grupo científico, Alexander Soutschek, hizo notar que este estudio no demuestra que tales diferencias sean innatas, sino que sugiere que desde pequeños estamos expuestos a condicionamientos culturales tan fuertes para volver al cerebro femenino más generoso y prosocial, y al masculino más egoísta.

Los científicos llevaron adelante una serie de experimentos en los cuales un grupo de hombres y mujeres podían elegir compartir o conservar para ellos sumas de dinero.

Se vio que las áreas de gratificación cerebral, en primer lugar el llamado núcleo estriado, en las mujeres se activan más intensamente cuando ellas comparten de manera generosa, sobre todo cuando disponen de dinero, mientras que para los hombres sucede lo contrario.

Por último, en una segunda ronda de experimentos, en la cual el sistema neural de gratificación fue anulado con fármacos y sustancias empleadas en el tratamiento de la esquizofrenia, la mujer asumió inversamente comportamientos más egoístas y el hombre, más altruistas.
Fuente: Télam

Más Leídas