A Fondo A Fondo
miércoles 04 de mayo de 2016

Las fobias más curiosas que quizá no sabías que existían

¿Eras consciente de todas las fobias que andan sueltas por ahí y martirizan a millones de personas?

Todos tenemos miedo a algo, y quien diga lo contrario miente, pero ¿eras consciente de todas las fobias que andan sueltas por ahí y martirizan a millones de personas?

  • ¿Es posible que alguien tenga fobia a los ombligos? Por extraño que parezca sí lo es. Y recibe el nombre de omfalofobia. Estos pacientes sufren miedo y asco al ver un ombligo y hasta ataques de pánico si intentan tocárselo.

  • La ergofobia se manifiesta cuando tenemos pánico al lugar en el que trabajamos. Este miedo se manifiesta con sudoración, taquicardias, llantos y hasta ataques de ansiedad.
  • Si te intentan besar y sientes un pánico horrible en ese momento, puede que tengas philemaphobia, la fobia a besar y ser besado.

  • La taasofobia (catisofobia) es el resultado de un trauma previo y consiste en un miedo irracional a sentarse. Y es la fobia que más negativamente influye en la calidad de vida.

  • La hedonofobia te puede enviar al convento con pase directo. Es el miedo a sentir placer y esta fobia puede manifestarse simplemente con pensar en el hecho de sentirse a gusto.

  • Leucofobia y el miedo a lo blanco produce en las personas que lo sufren un temor injustificado. Puede ir desde la nieve, hasta un folio en blanco o una bata médica.

  • Hay quien también le tiene miedo al oro, una fobia que se conoce con el nombre de aurofobia y viene acompañada de frío, nerviosismo y ataques de pánico.

  • Una cosa es ser agnóstico o ateo y otra es padecer hagiofobia, el temor injustificado e irracional a los santos y, muy fuerte, a las personas que los veneran.

  • ¿Qué es lo más normal que padezca un hipopotomonstrosesquipedafóbico? Miedo a las palabras largas.

  • La nomatofobia hace referencia al extremo miedo que se padece al pronunciar o escuchar una ristra de nombres propios.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas