A Fondo A Fondo
miércoles 13 de julio de 2016

Las bebidas light aumentan riesgo de obesidad abdominal

Si usted mayor de 55 años y tiene un perfil de riesgo cardiovascular alto debería evitar el consumo de más de cinco vasos de jugo o gaseosas a la semana

Si usted es mayor de 55 años y tiene un perfil de riesgo cardiovascular alto debería evitar el consumo de más de cinco vasos de jugo o gaseosas a la semana, incluso en sus versiones light, de acuerdo con un estudio español.

El trabajo, que forma parte del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) indicó que consumir estas bebidas con regularidad incrementa las posibilidades de sufrir síndrome metabólico (SM), un conjunto de factores de riesgo cardiovascular, como obesidad abdominal, hipertensión arterial, niveles bajos de colesterol bueno y elevados de triglicéridos y glucosa.

Según informó el sitio ABC.es, quienes sufren SM tienen dos veces más riesgo de morir por un ataque cardíaco o una embolia cerebral que aquellas que no lo presentan.

La investigación, publicada en la revista Journal of Nutrition, consiguió establecer la relación entre la ingesta de cuatro tipos de bebidas (azucaradas, light, jugos naturales y envasados) con un aumento de las posibilidades de desarrollar SM en población mayor con alto riesgo cardiovascular. Los resultados arrojaron que los individuos que consumen más de cinco vasos semanales de bebidas azucaradas y edulcoradas elevan, respectivamente, su riesgo en un 43% y un 74% respecto a aquellos que toman menos de un vaso a la semana.

Con respecto a las bebidas light y los jugos de fruta naturales, su ingesta se asoció a una mayor probabilidad de sufrir obesidad abdominal, así como a un mayor riesgo de triglicéridos en sangre elevados.

El trabajo, que se realizó en 1.868 personas de entre 55 y 80 años sin síndrome metabólico al inicio del estudio, pero con un alto riesgo cardiovascular, también sugirió moderar el consumo de jugos naturales, y que es preferible consumir la fruta entera.

"La insulina que se activa cuando comemos algo se dispara mucho más cuando bebemos el jugo que cuando comemos la pieza. Esta última contiene fibra y hace que el azúcar se regule y se absorba más lentamente", indicó la doctora Nancy Babio, una de las líderes del trabajo, al portal español. También aconsejó siempre el agua como primera opción para hidratarse.

Fuente:

Más Leídas