A Fondo A Fondo
miércoles 20 de abril de 2016

La corrupción más reaccionaria, a un paso del golpe en Brasil

E l "fora Dilma" está a un paso de concretarse. El sarcástico "tchau querida" ya es casi una realidad. Los diputados brasileños dieron el primer y fundamental punch institucional para desatar festejos y fuegos artificiales tras dejar a la presidenta a un paso de la destitución, que llegará tras el voto cantado en el senado para que se realice el impeachment. También ya es obvio el resultado de la comisión que hará ese juicio político. El golpe está tomando forma en Brasil.

En nombre de Dios, de algún coronel torturador o de cuanto argumento reaccionario encontraran, los diputados (muchos procesados) fueron argumentando sin argumentos para que por una gran mayoría llegara el voto positivo para agilizar el proceso que los deje dentro del séquito que administre ese botín llamado Brasil.

El enorme país sudamericano vive una crisis política, institucional y económica, y sobre todo una tremenda crisis ética. Brasil es referente de corrupción como sistema, la que no escapa a todo el mundo, pero allí sus formas y métodos, ya son pornográficos. Es más, los legisladores son famosos por rentar en forma abierta sus votos, su presencia, se trata de uno de los atajos con que el corrupto y rancio caciquismo político cuenta para llegar mas rápido a sus cometidos.

Todo el sistema político esta corrompido, toda la elite empresarial esta corrompida, todos son piezas de un tablero, de una estructura que se mueve bajo los intereses del poder financiero internacional.

Dilma Rousseff está pagando el que el PT (Partido de los Trabajadores) se haya alejado de sus proyectos, de sus referentes y de las organizaciones sociales que lo conformaron, el que se haya dejado fagocitar por sus partidos aliados (de derecha), el que hayan sostenido a un ejército de corruptos que estrujaron a la empresa estatal Petrobrás para solventar campañas, o directamente para el enriquecimiento de funcionarios propios, también de aliados, de la oposición, como así también a cientos de empresarios (propios y opositores).

El PT ya no el sirve al capital financiero, al parecer el PMDB conocido por sus concesiones, traiciones y coimas a la largo de la historia, es el más conveniente para administrar el Brasil. Para eso ya esta listo el impopular vicepresidente Michel Temer, quien también tiene pedido de juicio político y ve como su mano derecha, el titular de la cámara de diputados Eduardo Cunha, además de poner entre las cuerdas a Dilma está procesado por recibir coimas y lavado de dinero.

Mas allá de que también estén embarrados por la corrupción, el poder económico y mediático promueve y apoya el golpe institucional que comanda el PMDB ya que estos se encuadran a los lineamientos del FMI y prometen reducir fondos en programas sociales, en viviendas populares, bajar el presupuesto de la educación, hablan de jubilaciones privadas y de flexibilización laboral.

En síntesis, una parte de la corrupta casta política aliada al corrupto PT decidió traicionarlo y comandar un golpe institucional para seguirse corrompiendo ahora con un abierto programa de gobierno reaccionario y antipopular.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas