A Fondo A Fondo
domingo 15 de mayo de 2016

Inversiones se adaptan al calentamiento

Cambio de rumbo. Los inversores comienzan a preguntarse si lo que es rentable hoy también lo será dentro de 20 o 30 años

El cambio climático plantea escenarios de riesgo para los activos financieros, en la mayoría de los casos desconocidos por los inversores. Por eso los expertos internacionales en esta materia reclaman a los países nuevos marcos regulatorios que tengan en cuenta la variable del calentamiento global.

Expertos de instituciones medioambientales y financieras reunidos en París por el Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI) coinciden en la necesidad de avanzar en una regulación que proporcione transparencia para que la gente entienda los riesgos climáticos y tome decisiones de inversión coherentes.

"Los inversores deben empezar a plantearse si lo que es rentable hoy lo será en 10 o 20 años en un mundo con eventos climáticos extremos más frecuentes e intensos y donde cerca de 200 países se han comprometido a abandonar progresivamente los combustibles fósiles", indicó Paula Caballero, directora de Medio Ambiente del Banco Mundial.

A pesar del consenso científico en torno a los escenarios de desastres naturales que plantea el calentamiento, los expertos sostienen que la mayoría de las empresas ocultan el riesgo climático a sus inversores.

Riesgos como, por ejemplo, la posibilidad de que una infraestructura en la que un inversor pone su dinero acabe arrasada por una inundación, o bien se pierda la inversión o no exista el retorno esperado.

"La mayoría de los fondos de pensiones poseen inversiones muy intensas en carbón y petróleo, inversiones que van a dejar de tener sentido", dijo el director del Fondo Mundial para la Naturaleza Francia, Pascal Canfin.

Actualmente existe un enorme vacío legal y de transparencia en esta materia, por lo que ni las compañías están obligadas a informar del riesgo ni los inversores pueden pedir responsabilidades patrimoniales en caso de perder el capital o no recibir los retornos esperados.

"Estamos ante un proceso de cambio hacia un nuevo modelo de desarrollo que va a ocurrir sí o sí, por lo que es importante activar sistemas regulatorios que disminuyan las incertidumbres financieras", apuntó la directora del IDDRI, Teresa Ribera.

En la actualidad sólo entre 0,5% y 0,6 % de los flujos financieros globales hacen cálculos de riesgos climáticos y rechazan invertir donde existen, entre ellos el Global Pension Fund noruego, el mayor fondo soberano del mundo, o los fondos de pensiones públicos de California.

"Una de las pocas entidades financieras que ya cuenta con una unidad dedicada a evaluar el riesgo climático de las inversiones, para dar mayor seguridad a sus clientes a la hora de garantizar los retornos, es BNP Paribas", explicó Helena Viñes, responsable de sostenibilidad de este banco.

Viñes alertó de que la vuelta de tuerca a los mercados financieros hacia activos más sostenibles debe producirse ya, y sostuvo que lo único que puede acelerar el cambio es la regulación, como un impuesto al carbono bien alto que mueva las inversiones en otro sentido.
Fuente:

Más Leídas