A Fondo A Fondo
domingo 31 de julio de 2016

"Haremos una gestión de puertas abiertas para que el Consulado llegue a los chilenos"

Desde mediados de junio, los chilenos que residen en Cuyo tienen nuevo representante: se trata de Juan Pino Vázquez, nombrado cónsul del vecino país en nuestra región

Desde mediados de junio, los chilenos que residen en Cuyo tienen nuevo representante: se trata de Juan Pino Vázquez, nombrado cónsul del vecino país en nuestra región, después de pasar por varias instancias de la carrera diplomática en Mendoza y Buenos Aires.

En esta entrevista, Pino Vázquez cuenta cuál es la impronta que quiere darle a su gestión al frente del Consulado chileno y se muestra dispuesto para que sus compatriotas se acerquen a las oficinas que, aseguró, serán "más de puertas abiertas que nunca".

–¿Es la primera vez que ejerce un puesto diplomático en el país?
–No, llegué a Mendoza en el 2001 y permanecí por cinco años hasta enero del 2006. Después volví a Chile, estuve en Cancillería, y pasé a la Embajada de Chile en Buenos Aires. Allí trabajé desde el 2008 hasta el 2013, como consejero de la Embajada.

–¿Su puesto es político o de carrera?
–En Chile la diplomacia es una carrera profesional, la cual se ejerce en distintos puestos y destinos que rotan cada cinco años. Por ejemplo, durante mi estadía en Buenos Aires la tarea que tuve fue la de integración nacional.

–¿En qué consistía la actividad?
–Básicamente en impulsar proyectos que fomentaran la integración en todo sentido: física, política, económica y cultural. Uno de los proyectos que encaramos fue el restablecimiento del tren de cargas entre Salta y el puerto de Antofagasta, un servicio de transporte que ya tenía cien años y había que reacondicionarlo. Se había interrumpido el tránsito por operación de las líneas. Pero después se puso en valor y volvió a funcionar a comienzos del 2015. Es un proyecto que ha colaborado en el funcionamiento del corredor bioceánico.

–¿Cuáles son los proyectos prioritarios para la zona de Cuyo?
–Uno de los principales es la refuncionalización del tren Trasandino, pero, además, el túnel de Agua Negra, en la provincia de San Juan, y el Paso Las Leñas.

–¿En qué instancia está ese proyecto?
–Está avanzando. Hay estudios al respecto. Todas las alternativas están siendo evaluadas en su justa medida.

–A poco de asumir debió enfrentar el problema de los camioneros bloqueados en la ruta...
–Sí, pero si te ponés a pensar, es un problema que viene de larga data y es muy complejo, porque intervienen diversos factores. Sobre todo problemas de infraestructura para enfrentar las contingencias climáticas, que siempre van a estar. Por eso, hay que construir los cobertizos y terminar las obras del nuevo complejo fronterizo. Pero también hay otro tipo de inconvenientes, como la demora en los trámites administrativos, que en breve se va a solucionar.

–¿Cómo harán para terminar con esas demoras administrativas?
–Este año va a ponerse en práctica un nuevo sistema integrado de base de datos de Migraciones entre ambos países para agilizar los controles en los pasos fronterizos. Los sistemas van a funcionar al mismo tiempo, sin necesidad de doble trámite.

–¿En qué instancia quedó el proyecto del tren Trasandino?
–Definitivamente no está parado, porque si no no habría reuniones y sí las hay. De hecho, existe un ente binacional que estudia las alternativas y busca resoluciones. Sin embargo, es una obra de gran complejidad, hay que estudiar qué cantidad de tierra hay que remover para construir los 52 kilómetros de túnel.

–¿El Paso Las Leñas es de mayor viabilidad?
–Es un proyecto muy caro, que se comenzó a pensar a fines de los '90, pero por supuesto en aquel momento no se daban las condiciones económicas para hacer esta inversión. Sin embargo, Chile y Argentina firmaron un acuerdo para estudiar en qué zona de la cordillera se daban las mejores condiciones para la construcción de un túnel de baja altura. La conclusión fue que allí, en la zona de las Leñas, se daban estos requerimientos.

–Sin embargo no se avanzó...
–El proyecto quedó en una especie de limbo, por las ya mencionadas malas condiciones de la economía. Sin embargo, ahora se retomó. En agosto habrá una reunión del Ente Binacional de Las Leñas para estudiar posibilidades, estudios geológicos que hagan falta realizar, costos, si habrá inversión pública o será financiado por entidades internacionales.

–¿La idea es concretarlo?
–Por supuesto que sí, y en forma sólida, como se está haciendo con el paso de Agua Negra, que ya tiene un cronograma. El próximo año se entregarán las licitaciones y ha habido una oferta del BID para financiarlo.

–Hace unos días el presidente Mauricio Macri dio una entrevista para "Canal 7", y en ella se comprometió a mejorar las condiciones de Los Libertadores, como refuncionalizarlo.
–Mejoras en terreno, infraestructura y repavimentación son decisiones del Poder Ejecutivo, que deben ir en función de mejorar las condiciones existentes. Hay que entender también, como lo dijo hace algunos días el embajador José Octavio Bordón, que cualquiera de las alternativas de túnel de baja altura se dará de aquí a diez años. Por eso hay que buscar soluciones alternativas ahora, entendiendo que si buscamos fortalecer las relaciones binacionales debemos buscar cambios de menor índole para fomentar el turismo y el comercio, por sobre todo.

–De todas maneras hay situaciones que no pueden cambiarse, como las condiciones meteorológicas, por ejemplo.
–Es cierto, y yo también lo he vivido así, con los mismos inconvenientes que todos los turistas tienen para pasar. Siempre hay que tener en cuenta que hay circunstancias en que el volumen de la gente que quiere pasar por la frontera es muy grande. ¿Qué pasaría si el aeropuerto local recibiera 20 vuelos diarios con 300 personas cada uno? Seguramente no alcanzaría la infraestructura existente. Esto es lo que ocurre en el paso fronterizo, sobre todo en épocas claves.

–¿Hay alguna solución que se pueda tomar a nivel de gestión?
–Sobre todo las autoridades de ambos países deben ponerse de acuerdo para implementar un plan de contingencia con anticipación, en épocas de vacaciones, por ejemplo. No esperar hasta el 24 de diciembre para ponerlo en práctica, sino empezar antes.

–¿Qué otros puntos de la relación bilateral se quieren reforzar?
–Más que nada fortalecer el intercambio comercial y la integración productiva. El 10 y 11 de agosto habrá un encuentro en el hotel Sheraton; será una macrorrueda de negocios, en la que están trabajando el gobierno chileno y ProMendoza, muy técnica y estudiada. Se está con una preevaluación para ubicar a los interesados. Hay que detectar los posibles integrantes de asociaciones productivas en ambos países para fortalecer esta relación internacional. Encontrar socios en Chile y Argentina que puedan unir sus fortalezas, garantizar fuentes de trabajo y ganancias también es clave.

–¿Qué problemáticas e intereses específicos presenta la comunidad chilena en Cuyo?
–Actualmente la gente está empoderada, reclama más y mejores servicios. Esta es la impronta que yo quiero darle a mi gestión en el Consulado, que sea un sitio de puertas abiertas, donde las personas chilenas que residen en Cuyo puedan pedir audiencias tanto conmigo como con el vicecónsul, Gonzalo Figueroa; ambos atendemos personalmente a los residentes.

–¿Cuáles son los requerimientos puntuales que solicitan?
–Todo tipo de trámites, y para esto hemos implementado un servicio que se denomina "gobierno en terreno", junto con los servicios públicos de la V Región de Valparaíso. Viajan directamente los funcionarios chilenos y allí se efectuarán los trámites en tiempo real. Esto se realizará el 25 y 26 de agosto no sólo en Mendoza, sino en San Luis. Y cada tres o cuatro meses vamos a viajar a distintos lugares de la región para llevar este servicio. A esto me refiero con una gestión social, a acercar el Consulado a la gente.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas