A Fondo A Fondo
domingo 23 de octubre de 2016

Hacia una nueva ley del mercado de capitales

Como todos saben el mercado financiero ha sido el más beneficiado, el de mayor dinamismo, y el que mejores retornos ha dado desde el cambio de gobierno. Eso no debería sorprendernos, ya que el mercado bursátil siempre tiende a anticiparse a los movimientos basado en las expectativas de sus participantes. Por ello es que la suba del Merval (el índice de referencia de las acciones argentinas) comenzó en el 2013, cuando el kirchnerismo perdió las elecciones legislativas de medio término. Desde aquel entonces acumula una suba cercana al 500%. Y como quienes siguen nuestros informes desde Chimpay sabrán, aún esperamos un alza producto del esperado incremento en el volumen y escala del mercado, en especial si como se espera Argentina es promovida a la categoría de mercado emergente nuevamente en el 2017.

En estos días se empezaron a conocer los lineamientos generales de un nuevo proyecto de ley de reforma del mercado de capitales. Algo necesario para el desarrollo del mismo, ya que hoy su tamaño e importancia es ridículo con sólo compararlo con países vecinos. Y más aun considerando que el mercado de capitales puede ser un invaluable motor de desarrollo para la economía real, ya que no es más que un intermediario entre empresas que necesitan financiar inversiones e individuos que necesitan darle rentabilidad a sus ahorros.

Algunos de los temas que más interés despiertan son por ejemplo la vuelta de la figura del Financial Advisor, que no es ni más ni menos que abrir las puertas a que la banca internacional pueda volver a operar en Argentina. Algo que en un mundo globalizado es más que lógico, pero que había desaparecido en los últimos años. Esto traerá la posibilidad de que incluso pequeños ahorristas puedan operar desde una sola plataforma sus inversiones locales y en el exterior dando mayor inclusión y alternativas, ya que podrán diversificar y administrar el riesgo de una mejor manera. Esto que antes sólo estaba al alcance de algunos, estaría a la mano de todos. También abre la posibilidad a que ingresen las esperadas inversiones desde el exterior, ya que como hemos repetido hasta el cansancio, debemos darle facilidad operativa para que las mismas lleguen.

Otro de los ítems importantes es que se igualará el tratamiento de los fondos comunes de inversión cerrados, con aquella que disfrutan los fondos abiertos. Principalmente en el impuesto a las ganancias, ya que los fondos cerrados estaban grabados dos veces, destruyendo totalmente su atractivo como instrumento. Esto es de gran importancia ya que la figura del fondo cerrado era, curiosamente, la que se había elegido como una las alternativas para el no pago del impuesto especial en el blanqueo actual. Pero a la vez esta herramienta abre la puerta a que muchos proyectos de la economía real puedan estructurarse, acceder al mercado de capitales, e incluso atraer nuevamente capitales de inversionistas en el exterior con mayor simplicidad. Otro gran punto a favor.
La ley también incluye aspectos de gran importancia que apuntan a darle mayor profundidad y liquidez al mercado. Como también a simplificar la operatoria. Un tema no menor, ya que muchas veces el mercado de capitales tendía a expulsar al inversor minorista con requisitos y regulaciones ridículas, mientras que en los países desarrollados son esos mismos inversores los que hacen al mercado en sí mismo. A la vez hoy para un inversor extranjero abrir una cuenta en Argentina es un tremendo dolor de cabeza, algo que también se solucionaría, y que nuevamente es requisito fundamental para que lleguen las esperadas inversiones.

Para cerrar, vale la pena recordar que hoy el mercado de capitales ofrece herramientas que permiten ganarle en rentabilidad a un plazo fijo tradicional con menor riesgo y mayor liquidez. Existen alternativas de inversión para distintos perfiles de riesgo, en pesos, en dólares, atadas a la inflación, a tasa fija, a tasa variable, etc. Se viene una nueva etapa en el mercado de capitales donde se abrirán muchas oportunidades, y donde existirán diversas herramientas para aprovecharlas, vale la pena quitarse los prejuicios y acercarse a conocerlo.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas