A Fondo A Fondo
sábado 14 de mayo de 2016

Fundación Konex: premiar el mérito para combatir al "hombre mediocre"

Algunas de las especialidades abarcadas en la edición 2016 del Konex son filosofía; ética; estética, teoría e historia del arte.

El libro de cabecera de Argentina "debería ser 'El hombre mediocre', de José Ingenieros", afirma Luis Ovsejevich, líder de la fundación que distinguió con el Premio Konex 2016 a un centenar de personalidades del ámbito de las humanidades por su labor en la última década.

El 13 de septiembre, cuando se realice la gala en Ciudad Cultural Konex -en Sarmiento 3131, barrio del Abasto-, la Fundación que preside Ovsejevich agasajará a un seleccionado de excelencia y honrará la trayectoria del abogado y constitucionalista Segundo Linares Quintana (fallecido a los 103 años en 2013) y del economista Aldo Ferrer (quien murió a los 88, en marzo pasado).

"Como en la empresa me fue bien, compensé socialmente armando Fundación Konex y se me ocurrió premiar a la gente por la trayectoria de los últimos diez años para destacar a los que no son mediocres, como recomendaba José Ingenieros", dijo Ovsejevich en diálogo con Télam.

Algunas de las especialidades abarcadas en la edición 2016 del Konex son filosofía; ética; estética, teoría e historia del arte; arqueología y antropología; educación, teoría lingüística y literaria; psicología; sociología; ciencias políticas, teoría y filosofía del derecho; y análisis económico aplicado.

La novedad de la edición es la inclusión de los Estudios de Género, categoría en la que el Konex distingue a la psicóloga y trabajadora social Eva Giberti; a la socióloga e historiadora Dora Barrancos; a la filósofa Diana Maffía; a la antropóloga María Luisa Femenías y a la psicóloga Clara Coria.

Entre los galardonados en las 20 disciplinas se cuentan también Mario Bunge, Diana Cohen Agrest, José Emilio Burucúa, Darío Olmo, Juan Carlos Tedesco, Josefina Ludmer, Maristella Svampa e Isidoro Cheresky.

Esta selección nacional fue propuesta y consensuada por un jurado presidido por Bernardo Kosacoff, junto a Carlos Altamirano, Gregorio Badeni, Ivonne Bourdelois, Alicia de Camilloni, Omar Chisari, Emilio de Ipola, Ricardo Guarinoni, Luis Horstein, Héctor Lahitte, Julio Maier, Héctor Mairal, Laura Malosetti Costa, Francisco Naishtat, Cristina Piña, Alberto Porto, Víctor Rodríguez, Félix Temporetti, Graciela Vidiella y Eduardo Zannoni.

La condición para ser jurado es haber sido premiado anteriormente con el Konex, lo que autoexcluye de la participación en una misma edición.

"Valoramos a los jurados tanto como a las personalidades", apunta Ovsejevich.

Cada año, la primera lista propuesta por los jurados suma cientos de candidatos (unos 500 en 2016), pero termina puliéndose hasta generar una prioridad de los cinco más votados. "Hay que justificar" la propuesta y, a veces, quien fue más votado por popularidad, deja paso a otro consensuado aunque sea menos famoso. "El tema ético es fundamental: si (el candidato) es brillante pero su ética no es lo suficientemente sólida", no pasa.

"Y el tema ideológico no rige para nada, desde la misma constitución del jurado, donde hay ideas diferentes, de derecha y de izquierda, kirchnerista o antikichnerista: lo que vale es la calidad de las personas".

"Yo estoy a favor de la meritocracia, ¿o acaso no buscamos el mejor médico?", replica Ovsejevich al ser interrogado sobre los merecimientos.

"Hay que exigir", sostiene el empresario nacido en 1941, que fundó en 1969 la sociedad anónima Konex para distribuir con exclusividad en Argentina la línea de máquinas de oficina de Canon Japón, cuyo paquete accionario fue transferido en 1998 a Canon USA.

La Fundación comparte con Ovsejevich el propósito de "promover, estimular, colaborar, participar e intervenir en toda clase de iniciativas, obras y empresas de carácter cultural, educacional, intelectual, artístico, social, filantrópico, científico o deportivo en sus expresiones más jerarquizadas".

"Para mí, el libro de cabecera de Argentina debería ser 'El hombre mediocre', de José Ingenieros, escrito por un tipo de la izquierda: la gente lo tiene que leer. Yo lo he regalado a los empleados jóvenes de mi empresa", opina.

En esa obra, Ingenieros afirma su propia versión de "la grieta": que el ser humano se divide en mediocres y en no mediocres (los héroes, los genios y los santos).

Ovsejevich se recibió de abogado en la universidad pública a los 19 años. Había entrado a los cinco a la escolaridad primaria. Dio en condición de libre sexto grado (actual séptimo). En la misma condición superó segundo y cuarto año de la secundaria. A los 15 entraba a la Facultad de Derecho.

"Ejercí la docencia y considero que la enseñanza tiene que ser gratuita, pero para aquellos que pasen por un filtro como el ingreso o el progreso en la secundaria, y estoy muy a favor de las becas", reivindica.

Y enfatiza: "Estoy en contra de los programas de televisión que achanchan a la gente, y me parecen una verguenza los noticieros que se dan sin pasar una noticia internacional. Por eso inventé los Premios Konex, un premio sin igual en ningún lugar del mundo".
Fuente: Télam

Dejanos tu comentario

Más Leídas