A Fondo A Fondo
domingo 21 de agosto de 2016

Freno al tarifazo: alivio e incertidumbre por igual

Dos hitos. Macri ratificó a Mendoza como provincia sanmartiniana. El colapso energético sigue siendo la gran deuda pendiente

Dos episodios jalonaron la semana, vistos desde adentro y desde fuera de la provincia: la visita "sanmartiniana" del presidente Mauricio Macri y el fallo de la Corte sobre las tarifas de gas.

Uno de los hechos, el acto del 17 de Agosto, tiene un impacto directo y simbólico. El otro, relacionado con el "tarifazo", no se puede medir aún. Sus consecuencias están por verse. Y no auguran lo mejor.

Los hitos que dejó Macri
Del fugaz paso de Macri por nuestro territorio pueden sacarse en limpio algunos puntos:
1) Mendoza es tierra sanmartiniana por excelencia. Lo remarcó el Presidente en su primer homenaje oficial al Libertador en su día. Lo cual fortalece la idea de encabezar, en enero del año próximo, el homenaje al bicentenario de la partida del Ejército de los Andes. La Municipalidad de Las Heras se apunta como epicentro de la gesta.

2) Se ratifican los anuncios del Gobierno local sobre el proyecto hidroeléctrico de Portezuelo del Viento. "Está muy fuerte", confirman en el gabinete mendocino. "El Ejecutivo nacional está decidido a avanzar porque está firmemente empeñado en la recuperación de la capacidad energética del país. Macri dejó en claro esa prioridad".

3) Crece la empatía política entre la Nación y la Provincia. Por un lado, debido a la gestión colaborativa de Alfredo Cornejo, uno de los gobernadores más "amigos" por fuera del macrismo puro, de paladar negro. Por otro, porque Macri parece haber hallado en el intendente de Luján, Omar De Marchi, una pata efectiva, en el terreno, de su partido en la provincia. Dados estos dos hechos, no pareciera existir, por el momento, un conflicto de intereses entre los aliados locales de Cambiemos.

La Corte y un cross al mentón
El categórico fallo de la Corte Suprema sobre las tarifas de gas causó un gran impacto en el mapa político del país. Desde ese momento todos los sectores, sin excepción, tratan de llevar agua para su molino y de trasladar responsabilidades a los bandos rivales, en una reyerta conceptual cuyos ecos se trasladan al Congreso.

Para Mendoza, sin embargo, la pulseada dialéctica tiene una escasa relevancia práctica.

Importan, sí, sus consecuencias económicas y financieras.

Y éstas, por ahora, son una incógnita.

Por ejemplo, ¿sufrirá algún recorte el ambicioso plan caminero que se anunció pocos días atrás? ¿Seguirá vigente tal cual? ¿Cómo se verá afectada la obra pública en general?

"No lo sé" es la respuesta cruda –y contundente– del ministro de Hacienda, Martín Kerchner, el encargado de cuidar la caja.

Una caja cada vez más amenazada por las idas y vueltas de la economía criolla, siempre errática, invariablemente peregrina.

Un impacto a mediano plazo
El freno al tarifazo, como quedó dicho, tendrá un impacto indirecto.

"El Gobierno nacional primero deberá hacer un control de daños", explica Kerchner. "Pero lo más probable es que necesite ajustar el gasto. Y eso impactará, negativamente, en el desarrollo económico".

¿Cuándo y cómo lo sabremos?
"Puede demandar unos cuatro meses. Pero cuando empiece el ajuste nos vamos a enterar", responde el titular de Hacienda, con espíritu resignado y didáctico.

Una alegría pasajera
La situación es ambigua. Para los usuarios residenciales –sólo para ellos– la decisión de la Corte significa un alivio momentáneo, sobre todo por el torpe accionar del Gobierno nacional en la actualización de tarifas.

"Le faltó timing político", admiten, reiteradamente, en el radicalismo mendocino.

Saben, sin embargo, que esto implica pan para hoy y hambre para mañana.

Lo atestigua la angustia de las pymes y de la metalmecánica local.

La matriz energética nacional padece un grave colapso. "El daño estructural ya está hecho", se apunta.

Por lo tanto, es inevitable retomar el paso en busca de la recuperación.

"Si no se revierte la situación energética no hay desarrollo posible" es el diagnóstico sin eufemismos.
La Mendoza necesitada, con urgencia, de inversiones productivas, como la mayoría de las provincias, conoce de estas carencias.

Hay una situación que sirve de muestra y que le saca canas verdes al ministro productivo, Enrique Vaquié: cuesta muchísimo conseguir terrenos en la provincia que cuenten con gas, luz y agua para recibir programas industriales importantes.

Eso responde, lisa y llanamente, a falta de infraestructura.

Y para paliar el déficit es necesario contar con el cuadro tarifario adecuado.

De lo contrario, las empresas de alto nivel seguirán brillando por su ausencia en Mendoza.
No hay demasiados secretos.

Esperando la carroza
Este panorama debe hacer que todos los sectores tomen conciencia.

Entre ellos los gremios estatales, que reclaman, en su estribillo diario, reapertura de paritarias.
"Nadie discute que sería bueno mejorar los salarios. Pero no hay cómo hacerlo. No hay billetes", responden en el Gobierno.

Tan claro –e inapelable– como el fallo de la Corte.

Fuente:

Más Leídas