A Fondo A Fondo
viernes 15 de abril de 2016

Estar cerca de la naturaleza alarga la vida

Una prueba más de los beneficios de acercarse al mundo natural.

Las flores y los árboles que -si tenemos la suerte- ornamentan los alrededores de nuestras casas podrían estar haciendo más bien de lo que uno pudiera imaginar. Según una nueva investigación de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y el Hospital Brigham y Mujeres, las féminas que viven en zonas verdes, rodeadas de vegetación, tienen menor tasas de mortalidad que aquellas que viven en áreas no verdes. Lo que nos proporciona una evidencia más de que vivir cerca de la naturaleza no solo es más relajante y más positivo para nuestra salud mental, sino que también nos hace tener una vida más larga y saludable.

Para combatir los síntomas de ansiedad, estrés o depresión, los expertos recomiendan acercarse a la naturaleza. De hecho, diversos estudios ya han puesto de manifiesto que las personas que viven en ciudades pero tienen acceso a parques son más propensos a tener una mejor salud mental y cardiovascular. Algo tan nimio como introducir plantas naturales en la oficina también ha demostrado mejorar la productividad y el bienestar general de los trabajadores.

¿De qué manera la naturaleza afecta al riesgo de mortalidad?

Los científicos examinaron a 108.630 mujeres que participaron en el Estudio de Salud de Enfermeras en EE.UU. durante 2000-2008, comparando su riesgo de mortalidad con la presencia de plantas o vegetación en general cerca de sus casas. Los niveles de vegetación fueron medidos empleando imágenes por satélite durante distintos períodos y años. Tras evaluar todos los datos, los expertos descubrieron que las mujeres que vivían en zonas verdes tenían una tasa de un 34% menos de mortalidad relacionada con enfermedades respiratorias y un 13% menos de muerte por cáncer, en comparación con las que apenas contaban con vegetación en sus alrededores.

"Nos sorprendió observar tan fuertes asociaciones entre el aumento de la exposición a la naturaleza y las tasas de mortalidad más bajas. Nos quedamos incluso más sorprendidos de encontrar evidencias de que una gran proporción de los beneficios de los altos niveles de la vegetación parecía estar relacionado con una mejor salud mental", comenta Peter James, líder del estudio.

Está claro que cuanto con más verde inundes tu vida, mejor. Escapar del coche, de los edificios y pasar tiempo -tras el trabajo o los fines de semana- en un parque o el campo, solo nos puede aportar beneficios, ya que como hemos visto, estimula nuestra salud mental, aumenta la concentración, despeja nuestra mente y... nos hace vivir más y mejor.

Fuente:

Más Leídas