A Fondo A Fondo
domingo 31 de julio de 2016

El planeta se está quedando sin agua y habrá conflictos

Ahorro forzoso. Entre el 30 y el 40% de la población del mundo vivirá en condiciones de escasez de este líquido en los próximos 20 años

El planeta se está quedando sin agua y su escasez podría ser una fuente de conflictos en las próximas décadas. Así lo advirtió el ex director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner.

"Nos estamos quedando sin agua en muchos países", alerta Steiner pocos días después de abandonar la dirección del PNUMA tras más de una década.

La escasez de agua es uno de los problemas más acuciantes a los que se enfrenta el planeta, según el experto germano-brasileño, uno de los mayores especialistas en políticas medioambientales a nivel mundial.

Entre el 30% y el 40% de la población del planeta vivirá en condiciones de escasez de agua en los próximos 20 años. Esto puede desencadenar muchos conflictos. Podemos vivir 72 horas sin agua, y luego morimos", avisa.

La apuesta de Steiner para evitar este horizonte es la modernización agrícola: "Si no averiguamos cómo producir más eficientemente, viviremos en circunstancias extremadamente desafiantes, en las que mucha gente no tendrá agua garantizada durante años, con implicaciones de seguridad y económicas".

Sin embargo, para el ex director del PNUMA, el desafío más inmediato al que nos enfrentamos es el cambio climático.

"No puedo pensar en nada similar en la historia humana: en menos de media década cada nación tendrá que reinventarse a sí misma para abandonar la senda de una economía dependiente de los combustibles fósiles", abunda.

El establecimiento de emisiones per cápita podría ser, en su opinión, una vía para llevar a cabo la descarbonización, estrategia fijada en la Cumbre del Clima (COP21) de París para evitar que la temperatura del planeta no aumente los peligrosos 2 grados a finales de siglo.

Steiner lamenta que tanto el acuerdo de París como la Agenda 2030 que establece los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU "son reflejo de un mundo que llega a acuerdos mucho más rápido de lo que es capaz de actuar".

Sin embargo, se muestra optimista al afirmar que aunque haya países que no cumplan con los compromisos de París, el mundo tolerará cada vez menos a los lobos solitarios.

Estados Unidos, China o Europa han entendido en los últimos años que no pueden quedarse al margen de los grandes acuerdos en materia medioambiental, que "la decisión de un país de ignorar sus compromisos impone en el resto del mundo un precio muy elevado".

Esta lógica se extiende también a los países en desarrollo, interesados en reducir la contaminación en sus ciudades, disponer de combustibles más limpios o sufrir menos cáncer y enfermedades respiratorias.

África, de hecho, ha tenido un gran impacto en el diseño de las políticas medioambientales de la ONU en las últimas décadas, dictadas desde el PNUMA, con sede en la capital de Kenia, enclave que Steiner considera privilegiado.

"Tenemos que aceptar que todos somos parte de la solución", remarca. Steiner se reserva así un papel importante en este momento clave de la Historia: "Las decisiones que tome nuestra generación determinarán dónde acabaremos".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas