A Fondo - Buenos Aires Buenos Aires
domingo 09 de julio de 2017

El misterio de las manos de Perón, tema de una novela

Cuando el periodista y escritor mendocino Manuel Corominola comenzó a investigar sobre la influencia de la logia Propaganda 2 en la Argentina, tenía intenciones de armar una serie de contenidos sobre la masonería para realizar microprogramas televisivos. Los resultados de esa investigación lo superaron. Quizás porque quedó subyugado por la importancia y el poder de un personaje casi desconocido o más bien invisible para la historia argentina, relacionado directamente con la logia P2 y con la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos). Ese personaje es Licio Gelli, uno de los hombres que se encontraba presente en el viaje de regreso de Perón a la Argentina, con una fuerte relación con el hacedor de la temible Triple A, José López Rega, el Brujo.

Corominola terminó volcando los resultados de sus descubrimientos en una novela histórica: El misterio de las manos, un recorrido ficcionado por los avatares provocados por esa logia masónica italiana , hasta dar con las razones de la profanación y posterior mutilación de los restos de Juan Domingo Perón. A treinta años del hecho, la novela sirve para cuestionar las fallas en una investigación que terminó con muchos de sus integrantes muertos, sin que nada llegara a esclarecerse.

–¿Por qué se interesó en este tema?
–Me dediqué a investigar cuando descubrí el personaje de Licio Gelli, por la influencia que tuvo en la Argentina, y después me encontré con un montón de material. Hice contacto con colegas de Italia y España que iban investigando los distintos casos. Por ejemplo, cuando ocurre el asesinato del Papa, yo describo hasta el nombre del veneno que le pusieron, con el que lo mataron. Tenía mucho más material, pero lo tuve que acotar porque si no, no terminaba más la novela.

corominola.jpg

–¿Se trata de una ficción con personajes reales?
–En el libro aparecen personajes reales, y muy trascendentes en cuanto a la política internacional, como Giulio Andreotti, tres veces primer ministro de Italia, el presidente de la Democracia Cristiana Internacional. Este personaje vino a la Argentina y quería despistar a quienes pudieran haber estado siguiéndolo. Por eso hizo un viaje por tierra dentro del país, sin pasar por aeropuertos.

–¿Las logias masónicas se están abriendo ahora un poco más, como para evitar ese halo de misterio que las circunda?
–Es que en realidad el misterio no es malo, ni las logias lo son. La masonería es como la iglesia Católica: no es ni buena ni mala. Los buenos y malos son los masones. En la Iglesia, hay curas santos y pederastas, lo mismo pasa con la francmasonería.

–¿En este libro aparecen los malosde la logia?
–Gelli se apoderó de la logia P2 y a partir de allí generó un poder inmenso, con el apoyo incondicional de la CIA durante los años de la Guerra Fría.

corominola.jpg

–Puntualmente, ¿qué relación tenía Gelli con Perón?
–Tuvo una tremenda influencia en la Argentina. Él acompañó a Perón en su regreso. Fue el que armó todo el andamiaje para encontrar el cuerpo de Evita, fue el que le entregó el cuerpo de Evita a Perón en Puerta de Hierro, fue el que lo introdujo a Perón en la masonería. También fue el que manejaba y sostenía a López Rega, el creador de la Triple A.

–¿Pero López Rega perteneció a la masonería?
–No, el Brujo perteneció a Anael, una secta brasileña que mezcla la masonería con otro tipo de rituales, que guardan más relación con la brujería. López Rega estuvo a la cabeza de quienes crearon y formaron la Triple A.

–¿Cómo trabajó la P2 en el país?
–De muchísimas maneras. Por ejemplo, para la Guerra de Malvinas, la P2 consiguió las misiles exocet y también proveyó las armas para la Triple A. Hizo escapar a López Rega y lo tuvo oculto tres o cuatro meses hasta que lo trasladaron a España, le hicieron una cirugía estética y le cambiaron la cara. De todo esto habla el libro El misterio de las manos. Gelli le consiguió a López Rega un pasaporte falsificado, pero no estaba bien lograda la falsificación y lo detectaron en Estados Unidos.

–¿Sólo influyó en Argentina esa logia?
-No sólo en Argentina. También en otros países latinoamericanos su poder fue muy grande. Lo que influenció al dictador Luis García Meza en Bolivia fue de no creer.

corominola.jpg

–¿Por qué se rompió la relación entre Perón y Gelli?
–Perón lo terminó echando cuando López Rega manda a matar al sindicalista José Ignacio Rucci, lo que sucedió porque la derecha del peronismo quería que Perón dejara de ser influenciado por el sector sindical. Al poco tiempo de este suceso, López Rega le pide a Perón crear la Triple A. Le dice que quiere poner en marcha un ejército paramilitar para terminar con el movimiento de izquierda. Perón le responde que había que apagar el fuego, pero no echándole leña. Desautorizado, López Rega perdió poder. Además, le prohibió la entrada a la Casa de Gobierno a Licio Gelli. Este fue el momento de la ruptura del juramento eterno que hacen los masones.

–¿En qué consiste ese juramento?
-Entre otras cosas, en que un masón siempre va a ayudar a un hermano de logia, aunque no se lleven bien. Siempre lo asistirá y estará de su parte. El juramento se rompe por esto, y a partir de este momento, López Rega y Ligio Gelli pasan a ser enemigos de Perón. Gelli lo vive como una inmensa traición, porque entre otras cosas, él era el que había conseguido que a Perón le levantaran la excomunión impuesta por el papa Pío XII, para poder casarse con Isabel Martínez.

–¿Por qué Gelli tenía llegada al Papa?
-Porque la Iglesia estaba muy metida en la masonería. Cardenales y obispos tenían relación directa con las logias masónicas. El libro da cuenta de estas relaciones, mencionando el nombre y apellido de quienes tuvieron que ver en ellas. Los masones no perdonan a los traidores, incluso después de muertos.

–¿Ellos fueron los que propiciaron la profanación del cadáver de Perón?
–Dentro de las logias existe una en particular denominada "de los Esenios", relacionada con la masonería y quienes creían en la reencarnación: sostenían que si el cuerpo del difunto no está íntegro, no podrá reencarnar.

–¿Ese sería el motivo de la mutilación del cuerpo?
–Desde el punto de vista de las creencias de estas logias, sí, pero no sólo eso, sino que las manos nunca aparecieron, y la investigación nunca se cerró. Fue un hecho aberrante que nunca se esclareció. Incluso la causa aún permanece abierta.
Fuente:

Más Leídas