A Fondo A Fondo
domingo 17 de abril de 2016

El manuscrito más raro del mundo será publicado por una editorial española

El 'Códice Voynich', escrito en un idioma desconocido, será copiado de manera minuciosa, imitando incluso la textura del original. Un ejemplar costará 17.000 dólares

La editorial española Siloé pronto pondrá a la venta copias de alta calidad del 'Códice Voynich', un extraño manuscrito medieval escrito en un idioma y alfabeto desconocidos y que, pese a los esfuerzos de varios lingüistas y criptógrafos durante 600 años, sigue siendo una de las mayores incógnitas de la humanidad.

La Biblioteca Beinecke de la Universidad de Yale (Estados Unidos), donde se guarda el libro, dio autorización para que la editorial reproduzca en facsímil las 252 páginas manuscritas del 'Códice Voynich'. La edición de Siloé replicará de manera minuciosa todos los detalles del original y reproducirá incluso la misma textura del papel. Unos 70 artesanos y especialistas se encargarán de realizar cada una de las copias, que se prevé que pueden llegar a costar hasta 17.000 dólares.

La tecnología de datación por radiocarbono determina que el libro fue escrito en el siglo XV, y que el lugar más probable de origen del texto es el norte de Italia. Fue denominado 'Códice Voynich' por el comerciante de libros polaco Wilfrid Voynich, que compró la obra en 1912.

Existen varias versiones sobre el autor del texto, el idioma y la función de la obra. Según el científico estadounidense Terence McKenna el autor más probable sería John Dee, matemático, astrólogo, alquimista y ocultista inglés consultor de la reina Isabel I. Según McKenna, la obra contiene información sobre las características medicinales de varias plantas desconocidas por la ciencia en aquel entonces.

Como los alquimistas eran considerados herejes por la Iglesia, cuenta McKenna, no podían publicar sus investigaciones en idiomas conocidos y tenían que cifrar sus textos. El científico dice que el manuscrito pudo ser escrito en un idioma artificial basándose probablemente en el galés, una lengua que John Dee conocía.

Fuente:

Más Leídas