A Fondo A Fondo
miércoles 04 de mayo de 2016

El chef que cabreó a los sin techo de un comedor social con su menú vegano

Aseguraron preferir volver a la calle antes que comer el menú vegano que un afamado chef les había preparado.

De los muchos debates que se suelen generar en torno a la alimentación vegana, hace unos días en la ciudad italiana de Bolonia se produjo un hecho bastante insólito que abre una nueva vía de discusión: las personas sin techo de un comedor social aseguraron preferir volver a la calle antes que comer el menú vegano que un afamado chef les había preparado.

La curiosa anécdota la recoge el diario The Telegraph. Un reputado cocinero y ferviente defensor de la alimentación sin carne ni productos animales, ha comenzado a colaborar con el centro de acogida Antoniano de esta ciudad italiana. Sin duda un gesto muy loable que Salvini realizó a su manera: sirviendo productos orgánicos y platos vegetales,.

Algo que no convenció a todos sus comensales. Y es que según relata él mismo, algunas de las personas sin hogar que se acercaron a este comedor dirigido por monjes dominicos protestaron ante el menú, indicando que necesitaban comer carne. Ante las críticas, el chef sirvió albóndigas vegetales y ragú -una de las especialidades de Bolonia- pero en versión de soja. Los platos, al parecer, tampoco triunfaron demasiado entre parte de los comensales.

Pese a que los responsables del comedor social han asegurado que esta opción vegana sólo se sirve un día -coincidiendo con la colaboración de Salvini-, que la carne sigue presente en muchas de las comidas que se dan, y que, en todo caso, sólo algunos se quejaron, la polémica está servida.

Es sólo una anécdota, y las buenas intenciones de este televisivo chef italiano son más que evidentes: ofrecer una comida sana a personas con dificultades para poder comer cada día. Pero la pregunta es obligada, ¿son las opciones personales de un cocinero la prioridad cuando se trata de paliar un problema tan grave y cubrir las necesidades básicas de las personas sin hogar?

En Bolonia parece que tienen clara la respuesta.

Fuente:

Más Leídas