A Fondo A Fondo
domingo 20 de marzo de 2016

El caso "buitre" adelanta el parto en el peronismo

En ebullición. La urgencia del Congreso obligó al PJ a definir antes de tiempo la puja con el sector recalcitrante de Cristina

Siguen los días intensos en la agenda pública. Algunas definiciones son centrales y estructurales; otras, de mera coyuntura.

En el país es donde se libran las batallas mayores, aquellas que derivarán en algún cambio de paradigma.

En Mendoza, por el momento, solo hay escaramuzas circunstanciales. Las urgencias presupuestarias exigen atender los focos de incendio todavía activos, mientras que el torniquete habitual de los gremios estatales no permite trascender el asunto paritario. Como cada año.

Así pues, mientras en el Congreso de la Nación se discute cómo salir del default y sacarnos de encima la presión de los fondos buitre, en la Provincia lo más trajinado fue -y sigue siendo- el salario de los docentes y, por si esto no bastara, el nombramiento de un funcionario por parte del director de Escuelas.

El Espíritu Grande que alguna soñara Paco Pérez, con gran voluntariedad y pocos argumentos, desbarranca, días tras día, hacia el enanismo crónico.

Peronismo en ebullición

El debate en la Cámara de Diputados que acaba de trasladarse a Senadores, por ahora está avalando la estrategia del gobierno de Macri para afrontar la cuestión "buitre".

Es un proceso apasionante porque, además de sus implicancias macroeconómicas, está empujando hacia un rápido blanqueo del mapa político del país.

El epicentro es en el peronismo, la fuerza más conmovida por la situación. Los demás, tanto la alianza Cambiemos como la izquierda, están haciendo el juego previsible, el que hacían prever las respectivas campañas electorales.

El PJ, en cambio, disimulado, todavía, bajo una falsa cobertura que se deshilacha con el nombre de Frente para la Victoria, se encuentra en plena ebullición.

Sin la contienda en torno a los holdouts, probablemente el FPV se hubiera ido reacomodando internamente con mayor laxitud. Con mayor cálculo y cabeza fría.

Pero la perentoriedad que exige la ley para poder arreglar con los buitres agitó el avispero.

Adelantó una pulseada, igualmente inevitable en el tiempo, entre la jefatura simbólica de la ex presidenta Cristina Fernández desde el llano y la de los gobernadores en ejercicio del poder efectivo.

Las necesidades no son las mismas.

Dolores de parto en Mendoza

En la provincia, la divisoria de aguas que sacude al peronismo tiene una gravedad aumentada.

Aquí el partido fue desalojado del poder, no ha podido ganar una sola elección (salvo excepciones municipales) desde 2013 y no alumbra, aún, una nítida jefatura de recambio

Está a la intemperie total.

Igualmente, las cartas se muestran ya con bastante claridad.

En ese sentido, fue reveladora de cómo se van dando los alineamientos la escaramuza entre dos primeras figuras motivada por la postura respecto de los holdouts.

El domingo pasado, en vísperas de la decisiva sesión en Diputados, el maipucino Adolfo Bermejo escribió en su cuenta de Twitter: "Es necesario un acuerdo urgente con los fondos buitre, ojalá el Congreso de la Nación acompañe responsablemente. Primero la Patria".

La réplica del diputado Guillermo Carmona fue inmediata en la misma red social: "Lamentable: invocar a Perón para justificar beneficio a buitres contra interés nacional y alto riesgo para la Patria".

Germán Ejarque, presidente del Consejo de la Persona con Discapacidad, fue uno de los tantos que secundaron a Carmona: "El acuerdo con los buitres que pretende el oficialismo no es en defensa de los intereses de 'la patria' como pretenden que creamos".

La polémica, en su versión local, estaba instalada.

Las dos caras de la luna

¿Por qué es significativa la esgrima entre Bermejo y Carmona?

Porque son lo mejor que presentó el PJ local en las pasadas elecciones.

Ambos compitieron en la interna por la candidatura a gobernador.

Bermejo sacó el doble de votos que su contrincante.

No obstante lo cual, Carmona terminó en la Cámara de Diputados de la Nación y Bermejo en el llano.

Fue la última demostración de autoridad política de Cristina en la provincia.

¿Qué representa Bermejo?

Su posición ante los buitres fue a título personal. Pero una porción considerable del partido lo banca en silencio porque comparte la postura negociadora de la gran mayoría de los gobernadores peronistas.

Haca falta dinero para obras.

Carmona expresa al sector camporista, que se ha reciclado bajo el sello Peronismo para la Victoria con la senadora Anabel Fernández Sagasti a la vanguardia.

Algunos "azules" -el espacio interno donde milita Bermejo-, como Jorge Tanús y Jorge Giménez, participan de la "gran pena" expresada por Carmona ante el eventual pago a los buitres.

Son dolores de parto.

Parto inducido, adelantado, por la premura del Congreso.

Aunque necesario e inexcusable.

Hubiesen leído, tiempo atrás, cuando estaban en la buena, al portugués Tavares: "El hombre que desciende el camino fácil debe también aprender el difícil, porque en un momento cualquiera, es cierto, necesitará de él".

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas