A Fondo - cambio climático cambio climático
domingo 07 de agosto de 2016

El cambio climático podría liberar peligrosos microbios del hielo

La descongelación de cadáveres de distintos organismos a causa del aumento de las temperaturas supondría la descongelación de virus erradicados en la actualidad.

En 2014 un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) hizo un inquietante descubrimiento en las profundidades del permafrost, en Siberia. A unos 30 metros de la superficie, enterrado en el suelo congelado, los científicos detectaron la presencia de un virus que llevaba al menos 30.000 años inactivado: el Pithovirus sibericum. Lo preocupante, es que, de vuelta al labotarorio, los investigadores comprobaron que estaba vivo, y que era capaz de infectar a sus víctimas: las amebas.

Pero no todos los microorganismos que duermen en el hielo atacan a las amebas. Investigadores estadounidenses encontraron un virus patógeno de plantas con 140.000 años de antigüedad y otros lograron «revivir» a una bacteria inofensiva, pero que llevaba 750.000 años atrapada en el hielo. También hay sospechas de que los cadáveres congelados de personas y animales enterrados en el permafrost podrían ser un refugio para agentes infecciosos de otras épocas, como la gripe o la viruela.

En 2007, investigadores encontraron restos del virus de la gripe española de 1918 en el cadáver de una mujer muerta en el permafrost de Alaska 75 años atrás, y así se cree que pudo haber ocurrido a finales del mes pasado, cuando las autoridades sanitarias rusas alertaron de un brote de carbunco («ántrax»), posiblemente originado a partir del cadáver de un reno, en la región de Yamal, Siberia. Pero el carbunco no es la única amenaza.

«En 2012, un equipo de investigadores encontró huellas de la viruela en dos momias del siglo XVIII», escribió Jean-Michel Claverie, microbiólogo del CNRS y descubridor del Phitovirus, en un artículo de análisis. «Si este virus fuera liberado al medio, las consecuencias podrían ser muchos más graves que la de este brote de Siberia».

Frente al carbunco, una enfermedad asociada al ganado en amplias zonas del mundo, una infección de viruela supondría el retorno temporal de una grave enfermedad ya erradicada y que, solo en el siglo XX, causó entre 100 y 300 millones de muertes, según la OMS. Enfrente, tendría una población que ya no está vacunada contra ella.

«Muchos virus y muchas bacterias están almacenados en el permafrost y sobreviven ahí sin problemas. Por eso existe el riesgo de que cuando el suelo se descongela la población se infecte con ellos», ha explicado Felipe Gómez, microbiólogo del Centro de Astrobiología que investiga la ecología de este ambiente. Pero no cree que haya motivos para alarmarse: «Es un proceso que ya ha ocurrido en la historia, de forma natural, no espero grandes catástrofes».

Para Bruno González-Zorn, director del departamento de sanidad animal de la facultad de veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, la clave para evitar riesgos es mantenerse vigilantes. «Seguramente surgirán patógenos víricos y bacterianos antiguos, para los que no estamos preparados hoy, pero también serán patógenos que hemos derrotado en el pasado. No creo que provocasen enormes alarmas sanitarias, sino brotes que serían controlados rápidamente».

Con unos efectos del cambio climático ya visibles en el Ártico, incluyendo un año de récord en las temperaturas de Siberia, Jean-Michel Claverie cree que habrá que preocuparse cuando la industria comience a acceder a zonas antes dominadas por el hielo: «van a exponer al aire suelos congelados durante cientos o miles de años, liberando las incontables bacterias que contienen».

Mientras tanto, el cambio climático amenaza con extender las enfermedades tropicales, como el zika, la malaria o el dengue, por los territorios templados.

Fuente: abc.es

Dejanos tu comentario

Más Leídas