A Fondo A Fondo
lunes 18 de abril de 2016

El 2016 será un buen año para América Latina

Análisis. El titular del Banco de Desarrollo CAF, Enrique García Rodríguez, dijo que la situación no es dramática comparada con Europa

El presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo CAF, Enrique García Rodríguez, dijo que la situación económica de América Latina "no es motivo para un drama" y se mostró confiado en que las dos economías en recesión, Brasil y Venezuela, van a salir adelante.

En su función de copresidente de la sexta edición del Foro Estratégico Mundial que se realizó en Miami, García dio un mensaje de optimismo durante la jornada inaugural de esta iniciativa auspiciada por el Foro Económico Internacional de las Américas, a la que asistieron más de 200 líderes mundiales, reconocidos expertos y empresarios.

"Es un foro extremadamente importante por la posibilidad de tener una visión objetiva de la situación política y económica actual, así como de las oportunidades existentes, algo que para América Latina es relevante, pues necesita invertir más y mejor en áreas críticas como la educación y las infraestructuras", consideró.

En la conferencia de dos días (11 y 12 de abril) se analizaron cómo poner los cimientos para llegar a una nueva era de prosperidad cuando se cumplen ocho años de la gran recesión y persisten incertidumbres políticas y económicas a nivel global.

A juicio del titular del CAF, en América Latina si la comparación se hace con lo que pasaba en la propia región hace tres o cuatro años es evidente que hay un deterioro en el crecimiento económico, pero razonó que si se hace con otras zonas del mundo la zona no sale mal parada.

"Europa tiene problemas extremadamente delicados, que no son todos de naturaleza económica, como el terrorismo islámico o la crisis de los refugiados. En América Latina las condiciones macroeconómicas son razonablemente buenas, aunque es necesaria una transformación productiva", dijo.

En el caso de Brasil y Venezuela, los cuales registraron una recesión en 2015, al problema de la caída de los precios de las materias primas se suma una falta de consenso político que frena la salida de la crisis, pero se mostró confiado en que lo lograrán.

"No hay que subestimar a Brasil. Brasil es capaz de reaccionar, ya lo ha hecho en el pasado", subrayó el ejecutivo.

A su juicio, América Latina no debe caer en la desesperación por la reducción del crecimiento económico, pero consideró que sí es momento de elevar una voz de alarma sobre la necesidad de reducir la alta dependencia de las materias primas que caracteriza a los países de la región y de adoptar cambios estructurales.

"Los gobiernos deben tener políticas claves y más inversión en áreas críticas y en transformación productiva, que en esencia es moverse de los modelos más tradicionales de ventajas comparativas y materias primas puras a otros en las que tengan mayor valor agregado, con el fin de insertarse de manera más efectiva en la economía global y crear empleo productivo y constructivo", subrayó.

El Banco de Desarrollo CAF, antes Corporación Andina de Fomento, es hoy en día la principal fuente multitaleral de financiación de infraestructuras en la región, además de ser la tercera a nivel general, por detrás del Grupo Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

En los últimos cinco años, dijo García, se han hecho tres ampliaciones de capital pagado en CAF. La última, aprobada en diciembre pasado, fue por U$S4.500 millones.

Sobre los llamados papeles de Panamá y el impacto que pueden tener en algunos países dijo que no es justo meter en la misma bolsa a instituciones y personas que han hecho uso de instrumentos lícitos y a otras que los han usado para lavar dinero u otros actos ilícitos.

El desafío argentino
El ministro de Economía de Argentina, Francisco Cabrera, aseveró en el encuentro que el Gobierno de Mauricio Macri tiene como desafío número uno lograr la transformación productiva del país, pero sin dolor social.

Cabrera subrayó que en los últimos años en Argentina hubo "un cepo a la producción además de al dólar" y debido a la falta de divisas, las importaciones se cerraron de forma indiscriminada hasta el punto de que las fábricas no tenían insumos para producir.

Por ese motivo, el actual gobierno, dijo, se propone un cambio económico sin dolor social. "Eso es lo que le va a dar sustentabilidad al proyecto", indicó. También reiteró el compromiso del gobierno con el empleo. "Trabajamos para generar las condiciones para que haya más trabajo y de mejor calidad", finalizó.
Fuente:

Más Leídas