A Fondo A Fondo
lunes 23 de mayo de 2016

Dijo que lo habían violado para ocultar una infidelidad a su mujer

El hombre, al que su esposa acompañó a denuciar, acabó detenido por simulación de delito

"La realidad siempre supera la ficción", "la capacidad de asombro del ser humano es infinita" o un simple "cualquier cosa es posible".

Todos estos axiomas podrían aplicarse sin ningún problema a un surrealista caso que tuvieron que investigar agentes de la Policía Nacional de Marbella y que conjuga sexo, infidelidades, mentiras y confesiones forzadas hasta el punto de tejer un guión de enredos donde la verdad acaba revelándose de forma paralela a la caída de su protagonista.

Un individuo que denunció haber sido violado por una mujer a punta de navaja y que realmente trató de ocultar una infidelidad a su esposa con una historia que soltó súbitamente cuando ésta le preguntó extrañada por qué de repente utilizaba preservativos para tener relaciones.

Según pudo saber ABC de fuentes cercanas al caso, el citado cuerpo remitió un oficio al juzgado para reclamarle al hombre el pago del gasto en investigación generado por su falsa denuncia.

Las pesquisas, que se prolongaron durante dos días, se iniciaron por una supuesta agresión sexual y robo con violencia e intimidación y concluyeron en una detención por simulación de delito.

Esta sorprendente historia arrancó cuando en la comisaría de Marbella se presenta un individuo de 50 años que, acompañado por su esposa, según precisaron otras fuentes, que quiere denunciar unos hechos muy graves.

El hombre relató que se encontraba haciendo deporte por los alrededores de la Plaza de la Libertad cuando fue abordado por la espalda por un hombre y una mujer. El primero, según contó al agente que tramitó la denuncia, le puso una navaja en el cuello y le obliga a entrar en el portal del edificio.Una vez los tres solos, la chica le bajó los pantalanes y le realizó una felación mientras era amenazado por el individuo. Seguidamente, le rebuscaron en los pantalones y se hicieron con un teléfono móvil antes de huir del lugar.

Los agentes de la Policía Nacional, a pesar de que desde un principio se mostraron escéptico al oír los detalles de la declaración, comenzaron a realizar pesquisas que rápidamente comenzaron a apuntar hacia la hipótesis de que estaban ante una simulación de un delito. ¿Pero por qué alguien iba a inventarse unos hechos tan poco creíbles? La clave estaba en la esposa.

Derrota

Fuentes cercanas al caso explicaron que, dos días después de que se interpusiera la denuncia, los investigadores llamaron al denunciante con la excusa de que tenían que comentar unos «avances» en la investigación.Una vez en dependencias policiales, y tras hacerle ver distintas contradicciones en su testimonio, el hombre acabó «derrotándose» y reconoció que todo lo declarado era una invención para ocultar una infidelidad a su esposa.

Éste había tenido una relación extramatrimonial en la que no utilizó medidas de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Cuando regresó a casa, y su mujer le pidió tener sexo, el protagonista de esta historia se puso un preservativo por temor a contagiarle alguna patología.

Esta circunstancia sorprendió mucho a la esposa, ya que hacía mucho tiempo que su marido no utilizaba profilácticos, y le preguntó qué ocurría. Fue en ese momento cuando el hombre, por miedo a que su mujer descubriera la verdad, tejió un relato ficticio que al final fue descubierto por los policías y que acabó con su detención.

Agentes consultados por este periódico reconocen que en los últimos años se han disparado las denuncias falsas, pero en la mayoría de los casos para estafar al seguro.

Fuente: abc.es

Más Leídas