A Fondo A Fondo
domingo 12 de febrero de 2017

Descubren un puente de estrellas entre las Nubes de Magallanes

El puente estelar que conecta las dos galaxias satélites se extendería a lo largo de 43.000 años luz.

Las nubes de Magallanes, las dos galaxias satélites más grandes de la Vía Láctea, parecen estar conectadas por un puente estelar que se extiende 43.000 años luz, según ha informado un equipo internacional de astrónomos liderado por investigadores de la Universidad de Cambridge (EE. UU.)

El increíble hallazgo ha sido publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society y se basa en el censo estelar galáctico realizado por el Observatorio Espacial Europeo Gaia.

La misión Gaia ha remitido de datos de una calidad sin precedentes: un catálogo de las posiciones y el brillo de un billón de estrellas de nuestra galaxia de la Vía Láctea y sus alrededores.

Lo que Gaia ha enviado a la Tierra es único pues tiene mayor campo de visión que el telescopio espacial Hubble y puede cubrir todo el cielo en vez de una pequeña porción.

Gaia barre todo el cielo en menos de un mes, por lo que es capaz de rastrear sus cambios con el tiempo.

Así, los expertos se concentraron en el área alrededor de las Nubes de Magallanes y emplearon los datos de Gaia para seleccionar estrellas pulsantes de un tipo particular: las llamadas RR Lyrae, muy antiguas y no evolucionadas químicamente. Como estas estrellas han estado desde los primeros días de la existencia de las Nubes, ofrecen una visión de la historia de esta curiosa pareja cósmica.

Lo que ha descubierto la misión Gaia


Alrededor de la Vía Láctea, las nubes son los ejemplos más brillantes y más grandes de galaxias satelitales enanas. Conocidas por la humanidad desde los albores de la historia, las Nubes de Magallanes han representado un enigma hasta la fecha. Gracias a las estrellas RR Lyrae pudieron trazar la extensión de la Gran Nube de Magallanes, descubriendo que esta poseía un "halo" de baja luminosidad difusa que se extendía hasta 20 grados desde su centro. En ausencia de una órbita, los investigadores encontraron algo asombroso: una corriente estelar.

Las corrientes de estrellas se forman cuando un satélite - una galaxia enana o un cúmulo de estrellas - comienza a sentir la fuerza de marea del cuerpo alrededor del cual orbita. Las mareas gravitacionales hacen que se creen pequeñas regiones donde la atracción gravitacional del satélite es equilibrada por la atracción del huésped, dejando cada estrella una huella luminosa que da pistas de la órbita.
"Las corrientes estelares alrededor de las nubes fueron predichas pero nunca observadas. Después de haber marcado las posiciones de la RR Lyrae en el cielo, nos sorprendió ver una estrecha estructura en forma de puente que conecta las dos nubes. Creemos que al menos en parte este puente está compuesto de estrellas despojadas de la nube pequeña por la grande", explica Vasily Belokurov, líder del estudio.

Los investigadores creen que este puente de estrellas ayudará a aclarar la historia de la interacción entre las nubes de Magallanes y nuestra galaxia.

"Muchas de las estrellas en el puente parecen haber sido extraídas de la Pequeña Nube de Magallanes en una interacción reciente, hace unos 200 millones de años, cuando las galaxias enanas pasaron relativamente cerca unas de otras", afirma Denis Erkal, coautor del trabajo.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas