A Fondo A Fondo
martes 19 de julio de 2016

Conocé qué tipo de madre sos

Una guía para entender cómo piensan algunas madres.

No existe un manual para la crianza, y cuando llega un hijo, cada mujer hace lo que puede y a su manera. Si bien madre hay una sola, existen diversos estilos. Aquí, algunas categorías para clasificarlas. ¿Con cuál se identifica?

• Madre GPS: Es la clásica controladora. Trata de solucionarlo todo, lo que lleva a que los hijos se sientan perdidos a la hora de tener que tomar sus propias decisiones. Como manifiesta su amor a través de la sobreprotección, esta madre debe aprender a soltar, dar espacio a los chicos para su desarrollo y establecer con ellos tratos basados en la confianza mutua.

• Madre perfeccionista: Si bien busca lo mejor para sus hijos, el afán para que ellos hagan todo bien puede conducirlos al fracaso o a la decepción. Si bien se sugiere estimularlos y ayudarlos a vencer sus dificultades, exigirles demasiado es contraproducente. Ellas deben aprender a no poner tanto el foco en los resultados, sino más bien en el proceso, ser más flexibles y no buscar que los niños sean como ellas quieren que sean, sino respetar sus intereses, habilidades y limitaciones.

• Madre compinche: Es la que quiere ser la mejor amiga de sus hijos. Pero corre el peligro de vivir a través de ellos. Esta mamá debe tener en cuenta que los adolescentes necesitan compararse con un modelo distinto a ellos, más adulto, más sabio, capaz de protegerlos y guiarlos, y que no lo obtienen de sus progenitores cuando se comportan de manera más infantil.

• Madre que compite: En una cultura obsesionada con la juventud y la belleza, no es extraño encontrar madres que compitan con sus hijas en esta materia. Pero en estas mamás pueden surgir conflictos internos, ya que como no se permiten tener envidia de las pieles perfectas y los cuerpos tonificados de las hijas, surgen en ellas sentimientos de culpa y pensamientos negativos que se mantienen ocultos. Estas madres deben aceptar que, efectivamente, están compitiendo con sus hijas aunque no lo quieran para poder encarar un cambio.

• Madre que se apropia: Para esta madre, todo lo que les pasa a sus hijos es de ella. No existe el límite entre sí misma y sus chicos. Para los hijos, esto puede ser perturbador, porque cuando una madre se apropia de lo que sienten los niños, les está robando sin querer el derecho a sentir sus propias emociones y entorpeciendo la capacidad de que empleen sus propios recursos. Esta madre debe aprender que no puede evitar que los hijos sufran y se equivoquen.

Fuentes: ABC.es
Fuente:

Más Leídas