A Fondo A Fondo
domingo 03 de abril de 2016

Cómo ser un buen motivador

A todo el mundo le agrada ser motivado. ¿Por qué? Porque la motivación es el motor de la acción.

Bernardo Stamateas
bernardoresponde@gmail.com

A todo el mundo le agrada ser motivado. ¿Por qué? Porque la motivación es el motor de la acción. Es una fuerza interna dinámica que se manifiesta por medio de la voluntad y varía en intensidad. El término "motivación" proviene de movere, que significa moverse. Cuanto mayor sea la motivación, mejores serán los resultados obtenidos.
Existen dos maneras de motivar a una persona:
• A través de una "personalidad motivadora", que puede ser innata o adquirida.
• Con diversas técnicas de motivación. Estas son algunas de las técnicas de motivación más comunes.
La pregunta directa: si ves a alguien cercano desmotivado, preguntale directamente: "Te noto desmotivado, ¿puede ser?". Y luego brindale tu ayuda. Tal vez necesités evaluar la realidad con cuidado, analizarla y elegir la mejor opción. Siempre que observés algo negativo, expresá algo positivo. De esa manera, estarás proveyendo a alguien de una salida, o al menos de una nueva perspectiva.
La compañía de alguien motivado: lo ideal es que una persona desmotivada esté junto a alguien motivado. Si se juntan varias personas desmotivadas, seguramente no crecerá ninguna de ellas y acabarán por desmotivarse aún más.
• La idea de que "su" tarea es valiosa. Todos precisamos llegar a creer que lo que hacemos es "una nota en el gran pentagrama musical", se trate de la tarea más sencilla que nos podamos imaginar.
No está mal sentir orgullo sano por lo que uno hace cuando lo hace bien, lo cual en realidad se trata de una autoestima sana.
Toda tarea, por insignificante que parezca, es útil y valiosa.
• El lugar correcto: para cualquier ser humano es allí donde es capaz de hacer lo que ama. Para motivar a alguien es aconsejable conocer cuáles son las cosas que atrapan su interés. Nada motiva más que aquello que a uno le gusta.
Toda motivación puede ser:
• Interna o intrínseca: a una persona con este tipo de motivación le agrada la tarea que realiza y la disfruta sin importar el resultado, ya que lo hace sentirse útil e independiente.
Quien aprende a automotivarse jamás necesitará aliento, ayuda, elogios o compañía.
El motivado intrínsecamente continuará adelante incluso ante la tarea más difícil, aunque nada ni nadie lo motive externamente.
• Externa o extrínseca: aquí la persona es movida por el logro que obtenga, es decir por algo externo como puede ser el dinero, los beneficios, el trato preferencial.
No abandona, le guste la tarea o no, porque es atraído hacia la recompensa. Por lo general, los resultados del motivado extrínsecamente son de corta duración y siempre está evaluando cuán lejos se encuentra el premio y cuán difícil es llegar a este.
Algunos agentes motivadores de los que podemos hacer uso son: el buen trato, una atmósfera positiva, el respeto, la felicitación, el interés por las cuestiones personales del otro, los desafíos constantes.
Una persona motivada es alguien que ve más allá, supera sus propios límites y logra todo lo que se propone en la vida. Nada ni nadie puede detenerlo.
¿Necesitás que alguien te motive para seguir adelante? ¿Cómo actuás frente a alguien desmotivado?

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas